Mundo

Expertos quieren difundir datos precisos sobre el fracking

4 Dic , 2014
REDACCION SHS  

Geólogos e ingenieros piden que se fomente la “información fiable” sobre el fracking, porque consideran que el debate sobre esta tecnología está lleno de “imprecisiones, intereses y errores”. Confirman que es “necesario y posible el aprovechamiento de estos recursos y la protección del medio ambiente”.

Ver nota

, , ,

En los medios, Mundo

Chile: Confirman gas no convencional para abastecer Punta Arenas por 7 años

21 Oct , 2013  

La Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) confirmó este viernes la existencia de la primera producción de gas no convencional en la isla de Tierra del Fuego, que permitirá abastecer el actual consumo residencial de Punta Arenas por los próximos 5 a 7 años.

El gerente general de ENAP, Julio Bertrand, precisó que “estamos produciendo cerca de 150.000 m3 diarios de gas no convencional en cuatro pozos del Bloque Arenal, que son los primeros en producción en Chile con la tecnología internacional de fractura hidráulica. El Bloque Arenal es 100% de ENAP y está ubicado en la isla de Tierra del Fuego, al Este de la ciudad de Punta Arenas, en el extremo austral de Chile”.

Bertrand explicó que “ENAP está perforando y optimizando 25 pozos e invirtiendo más de US$ 100 millones el 2013 en exploración de petróleo y gas en la Región de Magallanes, que es el monto más alto de los últimos 15 años”.

En ese sentido, agregó que “Vamos a reforzar esa inversión el 2014, con un agresivo plan de exploración y producción en Magallanes basado en estas nuevas tecnologías que realizaremos en dos o tres bloques, además de Arenal. Para ello, la empresa ya tiene las autorizaciones ambientales para la perforación vertical de los pozos, etapa previa a la fractura hidráulica que se realiza en forma segura y aislada entre los 2.000 y 2.500 metros de profundidad”.

ENAP detalló que ese gas no convencional ya está abasteciendo el consumo de Punta Arenas y Tierra del Fuego, gracias a un colector de 40 kilómetros que se construyó durante el invierno de este año.

, , ,

Argentina

Desde la UIBB abogan por el crecimiento de
Bahía Blanca gracias a Vaca Muerta

30 Sep , 2013
Shale Seguro  

El vicepresidente 1° de la Unión Industrial de Bahía Blanca (UIBB), Gustavo Elías, se refirió a la explotación de recursos no convencionales en el yacimiento de Vaca Muerta y apuntó que la ciudad debe estar preparada para el “nuevo desarrollo”.

“Hablar de Vaca Muerta significa analizar qué inversiones podemos atraer para Bahía Blanca. Es el gran desafío que debemos fijarnos los empresarios locales, porque estamos ante un momento muy especial y favorable, pero hay que estar preparados para afrontarlo y desarrollarlo”, expresó.

Bahía Blanca está en un lugar estratégico para Vaca Muerta, por este motivo, el empresario local apuntó a que la ciudad “tiene que prepararse para estar a la altura de lo que se viene en materia energética”.

“Hoy tenemos empresarios bahienses que están capacitados para brindar distintos servicios, ya sea en la parte industrial como también en la logística. Y, desde la UIBB, tenemos que hacer valerlo para que el desarrollo y crecimiento sea netamente bahiense”, instó Elías.

El empresario abogó por el crecimiento del sector a partir de las radicaciones. “No sirve de nada que vengan empresarios golondrinas para hacer su negocio e irse. En Bahía hay muchas empresas que pueden ofrecer esos mismos servicios y, de esa manera, habría una mejora para todos. Pero toda la ciudad debe encolumnarse atrás de estos empresarios, porque son los que ponen la cara por la ciudad”, opinó.

En sintonía, agregó que “Bahía Blanca tiene importantes ventajas. Por ejemplo, cuenta con un puerto de gran calado, con un Consorcio de Gestión que ha demostrado tener un eje de trabajo muy dinámico”.

Por otra parte, Elías también hizo espacial énfasis en los aportes que podrían llegar a brindar las universidades radicadas en Bahía Blanca. 

“Se perdieron muchas inversiones por desconocimiento. Y eso no se puede permitir otra vez. No se puede perder el tren dos veces. La ciudad está capacitada para crecer y nosotros, los empresarios, debemos darles las herramientas necesarias, concluyó.

, , ,

Argentina

Wintershall, de vender sal a un ambicioso proyecto no convencional en Argentina

24 Sep , 2013  

La empresa alemana Wintershall fue fundada en 1890 y estaba dedicada a la extracción de sal. “La sal de Winter“, sería la traducción precisa del nombre de la empresa, contó un colaborador de la compañía. Ec.

Wintershall tiene sus oficinas en un lugar privilegiado de Kassel, donde ocupa dos manzanas y tiene instalaciones de 14 pisos. Apenas un cartel en la entrada identifica al gigante que es parte medular del grupo Basf, que los alemanes traducen como “bas-efe”. Trabajan allí 700 personas, casi todos vecinos de esta hermosa ciudad con alma de pueblo llena de árboles y parques, con casas antiguas y nuevas. Pero todo en sintonía, en perfecta armonía. Cien por ciento alemán.

En Argentina hay apenas 60 empleados pero según Heiko Meyer, vicepresidente de Desarrollo Global, muy pronto serán muchos más pues ubicó a Argentina entre los cuatro proyectos más importantes que tiene la compañía en el mundo. En la lista agregó al que lo asocia con Gazprom en Siberia, al de Libia, y al que de Qatar.

Mayer contó que la compañía realiza fracturas hidráulicas, también conocidas como ‘fracking’, desde hace 50 años y aseguró que a pesar de trabajar en granjas y campos productivos (lo hacen incluso junto a un supermercado) no han tenido problemas de contaminación. Agregó que las principales críticas en Alemania son por algunos ejemplos que se toman de otros países y mencionó a Estados Unidos.

No obstante, como el tema está en debate, “vamos a ver qué pasa con el gobierno ahora que pasaron las elecciones”, dijo. Rápido, el gobernador Jorge Sapag respondió: “ya sabemos lo que pasa cuando estos temas se tratan antes de las elecciones”, en alusión a las situaciones que se vivieron en Neuquén antes de que se aprobará la asociación de la provincia con YPF por Loma Campana.

, , , , , , , ,

Argentina, Expertos

YPF-Chevron: El acuerdo que despertó fantasmas detrás del ‘Fracking’

24 Sep , 2013
Ernesto Gallegos - Geólogo - Docente UBA  

En muy poco tiempo se instaló con sorprendente virulencia un discurso anti-fracking basado en tres ejes principales: 1) Aumentará el riesgo de que se produzcan terremotos; 2) Va a consumir el agua dulce dejando sin abastecimiento a las poblaciones u otras actividades económicas; y 3) Puede contaminar el agua dulce de los acuíferos o napas.

Tres mitos que se desnudan a la luz de los hechos:

1) La energía utilizada para generar las fracturas previas a la estimulación hidráulica se puede sentir en la superficie sólo mediante instrumentos extremadamente sensibles. Si se mide esta actividad en la escala Richter, utilizada para los sismos, se ubica en valores negativos (alrededor de -2), unas 100.000 veces menores a un movimiento detectable por los seres humanos y que de ninguna manera puede desencadenar terremotos.

2) La inyección hidráulica a alta presión, último paso de preparación del pozo antes de comenzar la producción, emplea un 99.5% de agua y arena, y un 0.5% de productos químicos. Estos volúmenes de agua se tomarán, en el caso de Vaca Muerta, del caudal de los ríos de Neuquén, en una cantidad que representa menos del 0.1% del caudal anual de esos ríos. Una vez utilizada, el agua puede ser tratada y reutilizada tanto en nuevas perforaciones o en otras operaciones de la industria como la inyección para recuperación secundaria. Las empresas que como YPF están enfrentando el desafío de realizar este tipo de perforaciones están utilizando técnicas que apuntan a reutilizar en el futuro cercano el 100% del agua de inyección.

3) El petróleo de Vaca Muerta no migra: si tuviera las condiciones físicas para migrar no haría falta utilizar el ‘fracking’ para explotarlo. Las fracturas hidráulicas y el proceso de circulación de grandes volúmenes de agua con aditivos suceden a gran profundidad. En los puntos de interés para la explotación de la Formación Vaca Muerta, como el área donde se desarrollará la experiencia piloto conjunta entre YPF y Chevron, esta se encuentra a más de 2.000 metros de profundidad, no existe posibilidad de que el agua, o el hidrocarburo, o los aditivos inyectados migren verticalmente hacia el medio ambiente superficial. Las fracturas creadas con esta técnica en un pozo horizontal tienen una capacidad de penetración vertical del orden de apenas decenas de metros y nunca podrían encontrarse con los niveles freáticos o napas.

En síntesis, el ‘fracking’ en Vaca Muerta no puede generar sismos; no va a tener como consecuencia una migración de agua de inyección ni sus aditivos ni los hidrocarburos que se estén explotando a los niveles de agua freática ni al suelo; la explotación (proceso posterior al ‘fracking’ que puede durar hasta 40 años) de estos pozos no debería permitir la migración de ningún contaminante a los acuíferos ni al medio ambiente. Esto último lo garantiza el casing o entubamiento de los primeros cientos de metros del pozo, evitando el contacto con los acuíferos, técnica que es la misma que ya se ha utilizado hasta el día de hoy en más de 65.000 pozos “convencionales” de petróleo y gas en nuestro país.

Pero nada de esto tiene sentido si no es puesto en el contexto actual del desarrollo energético en nuestro país. Hace 5 años se creía que no había una solución a la declinación en la producción de hidrocarburos en Argentina, a esto se le suma que en los últimos 10 años el consumo ha crecido enormemente la demanda energética de la mano del crecimiento de la industria nacional y la economía en general. Del mismo modo que hace 10 años se creía que Estados Unidos estaba condenado al abastecimiento externo y hoy está planteada la posibilidad de que se convierta en un país exportador de gas y energía en los próximos años gracias al desarrollo del ‘fracking’.

Entonces, ¿qué fue lo que cambió? Las técnicas para la explotación del llamado recurso no-convencional pasaron a ser rentables económicamente.

El plan estratégico de YPF plantea que con producir el 15% del potencial de Vaca podría cubrirse por completo el déficit energético de nuestro país. En el mediano plazo nuestro país pasaría de ser un importador neto de energía e hidrocarburos a suplir completamente la demanda interna y convertirse en exportador. Y no sólo un potencial exportador de hidrocarburos sino también de conocimiento, al convertir a los equipos técnicos de YPF en líderes mundiales en la exploración y producción de shale-oil.

La misión de YPF es tan importante que si logra sus objetivos crecerá la industria, crecerán las exportaciones, habrá una disponibilidad de divisas mucho mayor para el Estado y los particulares, aumentará el saldo positivo de la balanza comercial, entre muchas variables que afectarán directamente a las personas que vivimos en Argentina. Por eso es tan importante informarse antes de compartir teorías apocalípticas como el fantasma del ‘fracking’, basándose en un puñado de mitos sin sustento científico.

, , ,

Argentina, Expertos

‘Fracking’: La discusión debe contemplar las mejoras tecnológicas certificadas

23 Sep , 2013
Federico Bernal (Director del CLICET)  

El eje del debate científico se centra en comprobar si el metano liberado durante el proceso de perforación, terminación y producción de pozos de shale gas es mayor, menor o igual al liberado durante la extracción de gas de yacimientos convencionales, y si los volúmenes de gas liberados a la atmósfera son superiores a los liberados por la combustión del carbón en la generación de energía eléctrica.

Grupos ecologistas estadounidenses contrarios a la explotación de hidrocarburos no convencionales afirman que la extracción de gas natural entrampado en formaciones de esquisto (shale gas) libera gas metano de forma descontrolada y con consecuencias catastróficas para el medioambiente. La imputación, reforzada por un estudio científico publicado en 2011 por la Universidad de Cornell –sumado a otros dos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (EE UU) y de la Universidad de Colorado– se propagó por el mundo como verdad irrefutable. Ciudadanía, periodistas y políticos en general compraron la imputación en todas partes y sin el menor resquicio de dudas o sospechas, con el agravante de ignorar hasta las mismas incógnitas y limitaciones comunicadas por los autores de los trabajos aludidos.

En la Argentina –entre las primeras naciones del planeta con mayor potencial en hidrocarburos provenientes de formaciones geológicas no convencionales–, la pobrísima argumentación esgrimida por supuestos ecologistas (y supuestos políticos proecologistas) contrarios a la técnica de la fracturación hidráulica está generando mucho daño a la sociedad.

Poco o nada les preocupa respaldarse en trabajos científicos ya publicados, y mucho menos promover nuevos en función de las particularidades ambientales y geológicas propias del país. La discusión en torno al metano y su vinculación con la extracción de gas natural está muy lejos de concluida. Con la intención de contribuir a un debate que esté a la altura del desafío, la potencialidad de nuestros recursos shale y la YPF renacionalizada, vaya el siguiente aporte.

Gas natural, metano y efecto invernadero
El gas metano es el componente principal del gas natural. Existen muchas fuentes de emisión de metano, algunas naturales y otras inducidas por el hombre. La extracción de hidrocarburos de formaciones geológicas convencionales y no convencionales libera metano a la atmósfera, además de dióxido de carbono (sobre todo, producto de la combustión de maquinaria y equipos). Ambos gases, especialmente el primero, son poderosos agentes de efecto invernadero. Durante la fracturación hidráulica, materiales como agua, arena y aditivos son inyectados a grandes presiones en formaciones de baja permeabilidad en pozos verticales y horizontales previamente perforados.

La inyección del fluido genera canales en la roca que desentrampan el gas y petróleo de esas formaciones (shale, granito, tight, etc.), permitiendo que el líquido, el metano y otros gases allí alojados retornen hacia la superficie a través del pozo, una vez iniciadas las fases de flowback (limpieza del líquido y la arena inyectada), seguidas de la de producción (extracción propiamente dicha).

Ejes del debate científico
EE UU está a la vanguardia de la producción gasífera mundial proveniente de formaciones shale, con un 40% de participación sobre el total nacional, porcentaje que la EIA estima, crecerá a más del 50% para 2040 (Annual Energy Outlook, 1/13/13).

En este país, el eje del debate científico se centra actualmente en comprobar, por un lado, si el metano liberado durante el proceso de perforación, terminación y producción de pozos de shale gas es mayor, menor o igual al liberado durante la extracción de gas de yacimientos convencionales y, por el otro, si los volúmenes de gas liberados a la atmósfera son superiores a los liberados por la combustión del carbón (en la generación de energía eléctrica).

Las diferentes visiones en pugna coinciden en señalar que una pérdida superior al 2% de gas natural sobre el total producido (liberado directamente a la atmósfera a lo largo de toda la cadena gasífera) convierte al gas natural en un combustible más contaminante que el carbón mineral, el fuel oil, gasoil, etcétera. Repasemos los enfoques: 1) la Agencia de Protección Ambiental de EE UU (EPA) determinó en un 1,6% la pérdida de gas ligada a la producción gasífera total en aquel país (aclarando la propia limitación de basarse en datos de comienzos de los noventa); 2) los activistas “antifracking” y su estudio de la Universidad de Cornell (Robert Howarth, 2011) calcularon las emisiones fugitivas totales de gas entre el 3,6 y el 7,9% durante la vida de un pozo promedio; 3) la industria petrolera, que reconoce un nivel de pérdida máximo de 1,6 por ciento; y 4) la célebre organización ecologista estadounidense Fundación para la Defensa Medioambiental (más de 700.000 miembros) y su más reciente y revelador hallazgo, hallazgo que ahora pasamos a describir.

Ecología “profracking”
Ante la disparidad de resultados, la Fundación para la Defensa Medioambiental (EDF, en inglés) se propuso en 2012 comenzar una serie de 16 estudios científicos –coordinadamente con 90 universidades y con la participación de la industria– para precisar el porcentaje de liberación de metano a lo largo de toda la cadena gasífera (desde el pozo hasta las plantas de distribución y hogares). Pues bien, el pasado 16 de septiembre se conoció el primer resultado. La investigación (Allen y colaboradores) fue publicada por la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (EE UU). En este caso, participó junto con la EDF la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Texas (UT). Primer elemento clave: se analizaron exclusivamente pozos gasíferos aplicados a formaciones no convencionales de tipo esquisto (shale). Se cubrieron 190 yacimientos a lo largo y ancho de EE UU, de los cuales 150 eran productivos, con un total de 489 pozos, todos con fractura hidráulica. Segundo elemento clave: la EDF recopiló las mediciones in situ, es decir, pudo recopilar datos reales del campo y no desde modelos matemáticos o proyecciones abstractas (principal crítica al estudio de Cornell, EPA de 2011 ídem).

Hallazgos y conclusiones
Principal hallazgo del EDF: la mayoría de las operaciones de perforación/fracturación contaban con equipamiento que permitió reducir la liberación de metano en un 99 por ciento. Como consecuencia de esta tecnología, las emisiones de metano de pozos productivos desde el inicio de la perforación hasta la terminación (incluyendo, obviamente, la fracturación) fueron un 97% menores que las encontradas en 2011, según publicó EPA en abril de 2013.

En otras palabras, si la liberación de gas no deseada se redujo en un 99%, significa que las últimas estimaciones de la EPA de 1,6% podrían reducirse a menos del 1%, convirtiendo de esta suerte al gas proveniente de formaciones shale en una actividad extractiva de baja contaminación. Asimismo, estos resultados, en línea con las reducciones que la EPA atribuyó a las pérdidas de gas (2,4 a 1,6% entre 2010 y 2011), demuestran el impacto altamente significativo de las mejoras tecnológicas aplicadas por parte de ciertas compañías a la captura y/o control de pérdidas de metano. Esto a su vez conducirá a optimizar los marcos regulatorios por parte de las autoridades estaduales y federales competentes, advertidas ahora que una reducción drástica de la contaminación por emisión de gases de efecto invernadero es absolutamente posible de lograr. En fin, y extrapolado a la Argentina, importantísimos hallazgos para Vaca Muerta e YPF. Importantísimos también para pensar a nuestro shale gas como el más veloz y eficaz sustituto de combustibles más contaminantes. Y flor de lección para los supuestos ecologistas argentinos contrarios al “fracking”, sobre todo después de que el autor del trabajo “antifracking” por excelencia (Robert Howarth de la Cornell) dijera a la Associated Press que el trabajo de la EDF son “buenas noticias” (AP, 16/9/13).

, , ,

Expertos, Mundo

Siete factores que incidieron en el éxito del desarrollo de shale gas en Estados Unidos

21 Sep , 2013  

Al menos siete factores contribuyeron en el meteórico crecimiento de la explotación de recursos no convencionales en Estados Unidos en los últimos años, lo que le ha permitido incrementar sus reservas de hidrocarburos y desarrollar notablemente su producción, explicó Francisco González, profesor asociado Riordan Roett de Estudios Latinoamericanos de la Universidad John Hopkins, de Washington DC.

Según el experto mexicano, en la década del 2000 la explotación de gas de esquisto ya era posible porque la tecnología respectiva fue desarrollada en más de 40 años por pequeñas empresas de servicios petroleros en Texas, con el fin de aumentar la producción proveniente de campos maduros de petróleo y gas, pero era poco rentable.

Sin embargo, la conjunción de la fractura hidráulica y perforación horizontal, además de los cambios en los precios de los hidrocarburos en 2003 permitieron que este tipo de explotación se torne muy rentable.

En este sentido, en las nuevas condiciones globales, las empresas energéticas privadas más grandes se dedicaron a la creación de asociaciones, compra de “jugadores pequeños”, y comenzaron a arrendar la tierra por su cuenta para desarrollar la producción de esquisto.

Ante la pregunta referida a las principales razones del desarrollo del gas de esquisto en EEUU, González indicó que una de las causas está relacionada con la existencia de un gran número de pequeñas empresas de servicios petroleros, que fueron obligadas a la innovación constante para atender las necesidades de los grandes jugadores de la industria, por lo que abundaron las pruebas de ensayo y error para el desarrollo de tecnologías y se diversificó el riesgo.

Asimismo señaló que el aumento de precios internacionales del petróleo desde 2003 permitió la búsqueda de alternativas a los hidrocarburos convencionales que se explotaban en ese tiempo.

Además otro elemento a favor del desarrollo de esta industria es que los derechos de propiedad son fácilmente transferibles en EEUU, debido a que los dueños de las tierras también poseen los recursos naturales bajo el subsuelo.

De esta manera las empresas de energía arrendaron directamente la tierra para la exploración y producción con la mínima intervención del Estado. Sin embargo, una parte significativa del territorio de ese país sigue muy regulada, por lo que a veces se exagera la imagen de que este país es “un paraíso para los perforadores”, aclaró.

A su vez otra de las ventajas adicionales que se ofrecen en Estados Unidos tienen que ver con impuestos bajos y los incentivos al aumento de producción, mercados financieros con mucha liquidez, muchos actores, sobre todo de capital privado y bajos costos de perforación.

En las conclusiones de su estudio denominado: “Recursos de esquisto: ¿Por qué primero en los Estados Unidos y pueden continuar este camino otros países?” González manifiesta que la revolución de esquisto obligó a una nueva evaluación sobre el potencial de la energía, los precios, y los efectos sobre el crecimiento económico, el desarrollo y las cuestiones de la sostenibilidad ambiental.

Las condiciones existentes en los Estados Unidos permitieron que esta revolución del gas se inicie allí, por lo que su réplica no es imposible, pero todavía es bastante duro lograrlo, sostuvo.

A su vez, consideró que es conveniente para las empresas energéticas estatales y privadas que no pueden explotar recursos no convencionales por cuenta propia asociarse con aquellos que si cuentan con la tecnología y know how correspondiente.

, ,

Argentina, Expertos

La fractura hidráulica merece ser analizada teniendo en cuenta precisiones técnicas

12 Sep , 2013
Víctor Bronstein  

La Argentina tiene hoy una gran oportunidad para lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos de manera sustentable: poner en valor los grandes recursos no convencionales, conocidos como “shale gas” y “shale oil” con que cuenta nuestro país.

Sin embargo, la producción de estos recursos está generando controversias a partir de objeciones promovidas por grupos ambientalistas que repiten los argumentos de cierto activismo radicalizado de otros países, que no tienen en cuenta la realidad de nuestro país y los pocos fundamentos científicos que sustentan estas posiciones.

Como ha ocurrido en otros países, estas objeciones han influido sobre la opinión pública que no conoce las cuestiones técnicas y, en un primer momento, en los sectores que deben tomar decisiones políticas. Sin embargo, hoy estas cuestiones están mucho más claras, se han distinguido los mitos de las verdades y la explotación del shale ha permitido cambiar el paradigma energético a nivel mundial al incorporar reservas y producción que compensan la declinación de los yacimientos maduros. Hoy se realizan explotaciones no convencionales en EE.UU. y Canadá, China ha comenzado a licitar sus áreas de shale, y Gran Bretaña está comenzando su explotación. Incluso en Alemania, país con una legislación ambiental muy estricta, se está revisando la moratoria que se había establecido sobre la Fractura Hidráulica y se calcula que el año que viene comenzará a perforarse los primeros pozos.

Alemania después del accidente de Fukushima en Japón decidió cerrar varias centrales nucleares, con lo cual la participación del carbón en la generación eléctrica pasó del 45% al 52%. Hoy necesita gas para reemplazar el carbón en sus centrales, ya que es el combustible más contaminante, y disminuir a su vez su dependencia del gas ruso. Ese gas sólo puede provenir de sus recursos no convencionales.

El shale ha cambiado el panorama energético de EE.UU., país donde desde hace más de 10 años ha comenzado la producción de este tipo de recursos y que ha permitido que la gran potencia mundial comience, por primera vez en 30 años, a autoabastecerse de gas y aumentar su producción de petróleo después de más de 40 años de declinación.

Si bien los recursos del shale se conocían desde hace más de 100 años, no era posible extraerlos porque no se contaba con la tecnología necesaria. Ahora se cuenta con esta tecnología y por eso el shale comienza a ser una realidad. Los métodos utilizados para su explotación merecen ser analizados teniendo en cuenta precisiones técnicas para evitar algunos mitos en torno a la actividad.

UN MITO
La fractura hidráulica, si bien utiliza mucha agua, es un porcentaje mínimo del caudal de los ríos. Un ejemplo, en la Argentina el desarrollo de recursos no convencionales en la cuenca neuquina, insumirá muchísimo menos del 1% del caudal de los ríos Limay y Neuquén, y aproximadamente el uno por ciento de lo que consume la ciudad de Neuquén en un año.

Se plantea también el problema de qué hacer con el agua que se utiliza para el fracking una vez terminada la operación. Esto está debidamente regulado, de tal manera que la disposición final de las aguas utilizadas es manejada de diversas formas durante todo el proceso, lo que incluye la reutilización y el tratamiento y el almacenamiento en tanques o piletas para volver a usar. Es decir, es un mito también pensar que esta agua puede generar problemas ambientales.

Por otra parte, el Laboratorio Nacional de Tecnología Energética, dependiente del Departamento de Energía de EE.UU., difundió la semana pasada algunos resultados preliminares sobre unos estudios que está realizando para investigar el comportamiento de los fluidos utilizados en la fractura hidráulica y si estos pueden llegar a extenderse hacia las fuentes de agua potable. Este estudio también abarca investigaciones sobre el comportamiento sísmico producto de las operaciones de perforación. La investigación se está haciendo en un área de perforación en el condado de Greene, ubicado al suroeste de Pittsburg, al lado de West Virginia.

Los primeros resultados de estos estudios no han mostrado ninguna evidencia de que los productos químicos del proceso de perforación hayan ascendido y contaminado los acuíferos de agua potable. Tras un año de seguimiento, los investigadores comprobaron que los fluidos químicos utilizados para liberar el gas atrapado en las formaciones de shale se quedaron confinados a miles de metros por debajo de los acuíferos.

La investigación se basó en utilizar marcadores reconocibles para etiquetar los fluidos de perforación que se inyectaron a más de 3.000 metros bajo la superficie, estableciéndose una zona de vigilancia mil metros más arriba. En esa zona, después de un año de mediciones, no se detectaron los marcadores, por lo que se concluye que las sustancias potencialmente peligrosas se quedaron a más de dos mil metros de distancia del agua potable.

El estudio realizado por el National Energy Technology Laboratory se implementó a partir de un acuerdo con una compañía de perforación, la cual permitió que los científicos del gobierno inyecten trazadores especiales en los fluidos de fractura y que luego puedan realizar un monitoreo regular para ver si estos fluidos llegaban a fuentes de agua potable.

Ocho pozos de la formación Marcellus, en EE.UU., fueron monitoreados sísmicamente, comprobando que la onda no viaja más de 200 o 300 metros desde el pozo. Eso es significativo porque algunos grupos ambientalistas han cuestionado si las fracturas pueden llegar a la superficie, sin embargo, los resultados muestran que las ondas se amortiguan a dos mil metros de la superficie, lo cual lo hace imperceptible para la gente y no genera ningún riesgo sísmico.

Debemos evitar, entonces, caer en las opiniones sin fundamentos y utilizar los estudios sistemáticos realizados con metodología científica para decidir nuestras políticas y líneas de acción. Los recursos del shale en nuestro país nos permitirán aumentar en más de 40 veces nuestras reservas de gas y en 10 veces las de petróleo. Esto cambia nuestro paradigma energético y nos abre la posibilidad de hacer sustentable el crecimiento y desarrollo de Argentina.

No perdamos esta oportunidad.

(*) El autor, Víctor Bronstein, es Director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (Ceepys).

, , ,

Mundo

CEO de Wintershall apunta que Alemania debería debatir la utilización del ‘Fracking’

11 Sep , 2013
Jan Hromadko  

Germany should thoroughly debate whether it can afford an outright ban on the production of shale gas, a form of unconventional natural gas found in shale rock formations that has helped turn the U.S. energy market upside down, the chief executive officer of the country’s largest oil and gas producer said Wednesday.

“The production of shale gas could be a great opportunity for Germany”, said Rainer Seele, CEO of Wintershall, a unit of chemical giant BASF SE (BAS.XE).

However, shale gas production is controversial in Germany as it requires the application of hydraulic fracturing, a technology also known as fracking that is used to extract unconventional natural gas deposits that cannot be released by simply drilling a well. Fracking involves pumping huge volumes of water and chemicals underground to fracture rock formations and release the trapped gas deposits.

Mr. Seele conceded that shale gas production in Germany is unlikely to turn the domestic energy market upside down, contrasting developments in the past few years in the U.S., where shale gas production triggered a massive slide in gas prices and is set to make the country the world’s largest gas producer.

However, shale gas production could help keep indigenous gas production at present levels for at least another 100 years, he said.

Germany is in the midst of phasing out all nuclear power generation through 2022 and intends to replace most of its fossil-fueled power plants with “green” energy such as wind and solar power. Gas, which emits less carbon dioxide than coal, is widely considered as an acceptable backup for intermittent renewable energies.

Germany’s state-owned Federal Institute for Geosciences and Natural Resources said last year the country has significant shale gas reserves that–if produced–could theoretically meet the country’s gas consumption for the next 10 years and help it to considerably reduce reliance on energy imports.

Mr. Seele also criticized the fierce rejection of the fracking technology by vast parts of the German population for fear of environmental harm.

“Many people don’t know that around one third of indigenous production of conventional gas can only be produced through application of hydraulic fracturing”, he said.

Mr. Seele added that a large portion of that is known as tight gas, a form of natural gas trapped in extremely dense rock formations. In contrast to shale gas, tight gas carrying rock formations are generally located much deeper underground and are therefore not in close proximity to ground water reservoirs.

Mr. Seele said that the controversy surrounding the issue of shale gas and fracking has effectively resulted in an outright ban of the technology for fear of public outcry on environmental grounds.

He added that authorities in Germany haven’t approved any fracking requests since the middle of 2011, which has accelerated the decline in indigenous gas production, which is already on the decline as wells are gradually depleting.

Last year, domestic gas production declined to 12% of overall consumption, in part due to the ban on fracking, Mr. Seele said.

Germany’s gas and oil industry association WEG last month said that indigenous gas production declined by a further 10% in the first half of 2013 compared with the same period a year earlier. The lobby group also attributed the fall to failure by authorities to approve fracking activities.

, , , ,

Argentina

Es necesario y posible el aprovechamiento solidario y planificado de los recursos

11 Sep , 2013
Luis Felipe Sapag - Diputado MPN  

La Argentina y, con más intensidad, Neuquén están enfrascadas en la discusión sobre los impactos de la Estimulación Hidráulica en yacimientos no convencionales de hidrocarburos.

Como con el glifosato respecto de la soja y las pasteras uruguayas rechazadas por los ambientalistas de Gualeguaychú, militan grupos intensos, mientras los medios de comunicación informan con más o menos precisión sobre el tema y nadie parece estar ajeno al debate.

Muchos se muestran a favor o en contra de manera apasionada, similar a la adhesión a un club de fútbol o incluso a la fe en una religión.

Las visiones más apocalípticas auguran desolación, enfermedad, muerte y desmembramiento de sociedades enteras, todo a partir de la técnica de explotación conocida popularmente como “Fracking”. Empresas, gobiernos y grupos interesados serían tan malvados, mezquinos y avaros que, sabiendo los males que causa esa técnica, igualmente no dudan en aplicarla. Los ultraambientalistas no admiten la posibilidad de utilizar tecnologías de manera sustentable y en sus retóricas simplifican la cuestión reduciéndola a simples polaridades bueno-malo, tales como “vida o fracking”, “agua o petróleo”, “naturaleza o tecnología”, “mapuches o YPF-Chevron”.

Los desarrollistas, aunque no lo acepten los ultras, también nos declaramos ambientalistas y responsables, pues queremos cuidar el medioambiente poniendo también como prioridad el trabajo y la salud de nuestras sociedades. Desde ese principio afirmamos que es necesario y posible el aprovechamiento solidario y planificado de nuestros recursos naturales para diversificar la producción y, con las rentas del gas y el petróleo, diversificar la matriz energética incrementando la participación de las fuentes renovables.

En este punto de tan irreconciliable discusión cabe una pregunta: ¿y si se demuestra que la Fractura Hidráulica bien implementada y con controles exhaustivos no contamina? Esa es nuestra hipótesis y, como toda afirmación, sólo el método científico puede avalarla o refutarla.

Toda tecnología genera impactos, si los mismos son controlados, pero si durante su ejecución los parámetros se salen de lo previsto, ya no se trata de impacto, sino de contaminación. En EE. UU. se han realizado aproximadamente dos millones de fracturas hidráulicas y, si bien es cierto que algunas sufrieron accidentes, se han alcanzado procedimientos altamente confiables, permitiendo el autoabastecimiento de gas del país que más energía consume en el planeta.

En Neuquén recién llevamos hechas casi 2.000 fracturas en 300 pozos. Si bien son pocas aún, no se produjeron eventos indeseables. Todo indica que estamos bien encaminados; que se está transitando un proceso de mejora continua, disminuyendo el consumo de agua fresca y procesando adecuadamente los líquidos afectados de retorno. Es decir, se está aplicando seriamente el método científico. Entonces, ¿y si en algunos pocos años se comprueba con decenas de miles de fracturas que el método es confiable? ¿Si a la par de no contaminar resulta el fundamento del crecimiento económico, social y cultural de la provincia, así como del empleo bien remunerado de miles de personas? Mi pronóstico es que así sucederá.

(*) El autor, Luis Felipe Sapag, es Diputado MPN, miembro informante del convenio YPF-Nqn sobre Vaca Muerta

, , , , ,