Argentina

Proponen paneles solares industria argentina para iluminar yacimientos

7 Oct , 2013
Roberto Aguirre  

Energía para la energía. Sacar un metro cúbico de petróleo o de gas requiere del uso de electricidad para mover equipos o, sencillamente, para iluminar un pozo de noche. Las empresas trabajan con conexiones a la red, cuando esto es posible, o bien queman miles de litros de gasoil en generadores. Ahora, el sol se presenta como una nueva opción, más barata, limpia y segura.

Al menos así lo cree Marco Tognonato, dueño de la firma neuquina Energía Solar Aplicada (ESA), que creó el primer reflector de alta potencia abastecido por paneles fotovoltaicos. Los hizo asociado con la firma Ecoled, que aportó la tecnología de iluminación led, más eficiente que la convencional.

Se trata de un prototipo de torre con 50 watts de potencia, que equivalen a unos 200 de las lámparas convencionales. “Poseen autonomía de tres días. Están diseñadas para funcionar 12 horas por día, los siete días de la semana”, detalló el empresario. La idea es que se carguen de día y funcionen de noche.

“En días nublados funciona hasta 72 horas corridas”, explicó y dijo que el sistema carga inclusive en días grises, aunque a menor ritmo que las jornadas de sol pleno.

“Con seis reflectores de 50 watts puede iluminarse un área de 800 metros cuadrados y cubrirse la demanda tipo que puede tener una instalación petrolera”, reseñó Tognonato.

La estructura funciona con un panel solar conectado a una serie de baterías e incorporado a un reflector led. Puede ser montada por un solo operario en 10 minutos.

¿Qué ventajas podría traer para una empresa adquirir este tipo de equipamiento? La primera que salta a la vista es la ecológica, ya que se trata de una energía limpia, que casi no tiene impacto ambiental. Su sola presencia sirve además a modo de publicidad, en medio de la ola verde que copó la agenda política en los últimos años.

Pero la generación alternativa también empieza a anotarse puntos en la ecuación económica. Según Tognonato, este tipo de tecnología puede hacer ahorrar a las empresas unos 65.000 pesos al año. Sobre todo en combustible, ya que no serían necesarios generadores diésel para alimentar las torres de iluminación. Esa suma podría incrementarse si se considera el costo de mantenimiento, ya que las luminarias tradicionales son más susceptibles a las roturas.

Más allá de la cuestión económica y ambiental, los reflectores solares pueden colaborar en la seguridad en los yacimientos, porque trabajan con muy baja tensión y su manejo es seguro.

Tognonato sostuvo, además, que las baterías utilizan un ácido en gel que evita cualquier tipo de derrames. También desaparecen los olores que deja la combustión. Pero de las buenas ideas al negocio, suele haber un largo trecho. Para el titular de ESA existe un mercado para este tipo de tecnología y sólo hace falta rodaje para demostrar que es viable. Por ahora la idea es alquilar este tipo de torres de iluminación, que se elaborarán a partir de la demanda. Ya hubo interés de parte de algunas petroleras para sumar este tipo de luminarias a sus trabajos.

,