Argentina, Energía renovable

Renovables: a la espera de que el 2018 sea el año de la Generación Distribuida

14 Nov , 2017
Gacetilla de Prensa  

Luego del éxito obtenido en las rondas 1, 1.5 y 2 del Plan Renovar, sumado al reciente pacto multisectorial por la producción y el empleo firmado con representantes del sector, el Presidente Mauricio Macri aseguró que Argentina será “potencia mundial” en Energías Renovables.

El balance del 2017 parece positivo para el Gobierno en su búsqueda de alcanzar las metas de la Ley  27.191: que se incremente la participación de las fuentes renovables de energía en la matriz eléctrica hasta alcanzar un 8% al 31 de diciembre de este año, continuando con la progresión hasta llegar a un 20% en 2025.

Pero las expectativas y anuncios más auspiciosos – inversiones proyectadas en USD15.000 millones para los próximos ocho años, integración local de partes y piezas en las obras, incluyendo hasta un 50% de contenido nacional en 2023; generación de unos 9.500 nuevos empleos industriales – continúan de cara a los grandes jugadores del mercado ligados al Renovar, poniendo en compás de espera a las PyMES y consumidores domiciliarios.

Ante este escenario, la Ley de Generación Distribuida se presenta como la oportunidad de equiparar esta situación y poner el foco en los usuarios pequeños y medianos. Con media sanción en Diputados y pronta a ser tratada en el Senado, la Ley plantea el desafío de su implementación, que permitirá a los usuarios convertirse en generadores de su propia energía limpia y poder inyectar el excedente a la red.

Con antecedentes de experiencias exitosas a nivel provincial, por ejemplo en Santa Fé y Córdoba, las dudas se suscitan en relación a los valores de los equipos que permitan sumarse a este sistema y a la relación costo-beneficio entre la inversión necesaria y el ahorro estimado en la factura de energía eléctrica.

“Hay una cuestión señalada tanto por los especialistas como por los consumidores: sin incentivos financieros, sin estímulo para la compra y sin un recupero de la inversión con tiempos atractivos, la venta de equipos y la reconversión hacia la energía renovable no puede prosperar. De ahí que nos enfocáramos en buscar una solución para que la Ley de Generación Distribuida se convierta en una realidad, para que las PyMES y los pequeños usuarios puedan convertirse en prosumidores de energía.

A raíz de esa búsqueda ideamos y lanzamos un sistema de leasing para la compra de generadores de energía solar, con un crédito que al ser en pesos y con plazo de hasta cinco años, se va devaluando, teniendo en cuenta además que el costo de la energía aumenta en dólares. Por un lado,  para las PyMEs, comercios y personas jurídicas esto representa una ventaja competitiva real, porque pueden tomar el 35% del valor del canon que pagan por el leasing como anticipo del impuesto a las ganancias. Por otro, para los usuarios domiciliarios – si bien no gozan de esta ventaja del 35%  –  ese generador comenzará a producir ahorro energético, le permitirá al usuario gastar menos energía de la red y verlo reflejado en su boleta de luz, pero también le va a dar una ventaja desde el punto de vista de la calidad del servicio, que se volverá estable, sin peligro de cortes o variaciones de tensión que tantos problemas causan en  los hogares”, afirma Pablo Greco, CEO de Hissuma Solar, empresa que desde hace más de veinte años desarrolla proyectos en el sector de las renovables.

Esta es una muestra de las las grandes expectativas que generó la media sanción de la ley,  tanto en el sector empresario como en las autoridades nacionales y provinciales, en las distribuidoras y cooperativas eléctricas, así como también en los usuarios. Ahora, se espera que luego de la fallida reunión del pasado 31 de octubre en el Senado – donde la falta de quórum impidió su tratamiento – se organice rápidamente una nueva sesión que permita que en 2018 la Ley de Generación Distribuida se convierta al fin en una realidad tangible que beneficie al mercado y los consumidores.

, , ,


Últimos Tweets