Argentina, Energía

Podrían relanzar 10 proyectos de gas en Vaca Muerta

26 Ene , 2017
Diario Rio Negro  

El gobierno busca que las empresas aceleren sus pilotos para otorgar precios de incentivos. Negocian con las empresas cómo se instrumentarán los aportes. Plazos de pagos y regalías, en la mira.

Una decena de proyectos no convencionales de gas podría adelantarse si el ministro Juan José Aranguren consigue imponer su plan de incentivos a la producción del fluido, que se negocia reglón a reglón con las operadoras y cuya aplicación podría demorarse varias semanas.

Según pudo saber “Río Negro Energía” de diversas fuentes vinculadas a esta discusión, el gobierno nacional aspira a que las operadoras adelanten sus proyectos de desarrollo no convencional para poder acceder a un precio garantizado, que irá desde los actuales 7,5 dólares a los 6 dólares el millón de BTU por los próximos cuatro años.

Lo que no está claro aún es qué requisitos deberán cumplir. La intención de Aranguren es que las empresas presenten sus planes en el ministerio de Energía y que se analice de este modo caso por caso para ver si corresponde otorgar un subsidio. Hasta ahora, esos aportes se entregaban para todo el gas nuevo que saliera de los pozos. Pero ahora se aspira a que el precio garantizado funcione como zanahoria para que las empresas pisen el acelerador en varios proyectos que están en marcha, a ritmos disímiles.

Según pudo constatar este medio de fuentes oficiales, hay al menos una decena de pilotos de tight y shale gas que podrían poner segunda y garantizarse así un precio sostén por cuatro años. Algunos de ellos están muy avanzados, como es el caso de Lindero Atravesado de PAE (que ya superó sus compromisos de la etapa inicial) o Rincón del Mangrullo, de YPF, donde está agotada la capacidad de comprensión y transporte.

Sin embargo, existen otros que están más “verdes” y tienen gran potencial, como Río Neuquén (YPF-Pampa-Petrobras), El Mangrullo (Pampa), Estación Fernández Oro (YPF) o los dos pilotos de Total en Aguada Pichana. Con precio garantizado, las empresas podrían encontrar un aliciente para adelantar la perforación de pozos. El problema, claro, es de dónde sacar el dinero para ponerlos en valor.

Hay más proyectos no convencionales en marcha. YPF y Dow avanzan a muy buen ritmo en El Orejano, el principal programa de gas de Vaca Muerta. Pero esta situación sería distinta, porque ese recurso ya tiene mercado: la industria petroquímica. Dentro de la concesión de Loma la Lata, la petrolera nacional tiene un promisorio proyecto de tight en Sierra Barrosa.

Un repaso por los proyectos no convencionales con concesión de 35 años otorgada arroja una verdad que complica el panorama: de los 19 que existen, sólo dos (Lindero Atravesado y Río Neuquén) son de gas. El resto son de petróleo, en el mejor de los casos con gas asociado.

Los demás proyectos mencionados en esta nota (que no son todos los que existen, sino los que más avanzaron) funcionan bajo una concesión convencional, por lo que seguramente deberían redefinir el plan de negocios para conseguir un permiso de explotación más largo.

La supervivencia

En medio de una fuerte crisis por la baja del precios del petróleo, Vaca Muerta y las formaciones no convencionales necesitan reinventarse. Y la explotación de gas natural parece ser la única salida para que la actividad no se derrumbe.

Sin embargo, tanto las empresas como la provincia de Neuquén aguardan a que se defina el nuevo marco legal para acceder a los precios de promoción que el propio presidente Mauricio Macri garantizó al sector.

La letra chica tiene sus discusiones. Por un lado, el gobierno intenta achicar al máximo el aporte estatal e incluso apela a eufemismos como valor de oferta garantizado para evitar hablar de subsidios, una mala palabra en la gestión Aranguren.

Las petroleras, desde luego, aguardan a que se escriba la resolución para saber cómo accederán a ese precio de promoción. La idea de Aranguren es que tengan que ofrecer algún proyecto de inversión nuevo, o bien adelantar los que ya están en marcha.

A su vez, se estudia cómo será el mecanismo de evaluación para autorizar el ingreso de una petrolera en estos programas. Por un lado, algunos esperan un mecanismo general. Otros, en cambio, quieren que se estudie caso por caso.

“Se sancionará un incentivo de precio para todas las concesiones que pasen de la etapa piloto a la etapa de desarrollo. Los términos de dicho plan de incentivo, serán motivo de una resolución ministerial que se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que ocurra con los programas de estímulo conocidos como Plan Gas I y II a su finalización, el 31/12/17, resultará de otro análisis y la transparencia de su discusión será valorada por los participantes en la misma”, señaló Aranguren en un artículo la semana pasada.

Este desdoblamiento que anticipó el ministro hace prever que el gas que hoy se comercializa a 7,5 dólares dejará de recibir ese beneficio. Lo que resta saber es si ese mismo gas conseguirá los nuevos incentivos o sólo lo harán los proyectos nuevos que se presenten hasta ahora.

Lo que se negocia en el fondo es un precio promedio ponderado. Las petroleras buscarán por todos los medios que ese valor suba lo más posible de los 4,7 dólares promedio actuales.

Hay dos temas centrales que también traerán polémica. El primero, es cómo se liquidarán los subsidios, ya que hoy hay atrasos de hasta un año en el pago total.

Por otro lado, Neuquén buscará que ese monto de aportes pague regalías, algo que a la gestión de Jorge Sapag le costó varios dolores de cabeza e implicó acuerdos bilaterales que cada tanto deben refrendarse y que terminan atados muchas veces a las coyunturas políticas.

Los números
  • u$s 1,5 perderá el precio de incentivo del gas si prospera el proyecto del gobierno nacional para hacer una escalera de precios.
  • 2 son los proyectos no convencionales de gas con concesión de 35 años.
  • 2018 es la fecha en la que se termina el programa de subsidios al gas. Se trata de un programa que nació durante la era K y que sostuvo el macrismo.

, ,


Últimos Tweets