DSC_0183 copia

Expertos, Mundo

Por qué el shale puede sobrevivir a la caída del petróleo

16 Oct , 2014
Redacción ShS
Breaking Energy  

Con el precio del crudo en U$S 80 el barril, la producción de combustibles no convencionales está en el ojo de la tormenta debido a los altos costos de los proyectos y el desafío de mantener la rentabilidad. A pesar de ciertos pronósticos pesimistas, analistas internacionales sostienen que hay suficientes razones para continuar con las inversiones en shale.

Afectada por el éxito del desarrollo no convencional en los Estados Unidos, la Organización de Países Exportadores de Petróleo decidió hacer sentir su poder sobre el mercado. El shale extraído en Norteamérica llevó la producción extra OPEP a sus mayores niveles históricos. En lugar de restringir colectivamente su oferta para  proteger el precio internacional del crudo -como han hecho ya varias veces en el pasado- los estados exportadores decidieron en esta oportunidad dejar que el valor del barril caiga notoriamente. El objetivo es entonces, afectar la rentabilidad de los proyectos que implican altos costos operativos.

Según analistas internacionales expertos en el mercado petrolero, la estrategia de la OPEP tiene algunas debilidades, especialmente porque parece ignorar las particularidades de la producción no convencional y los avances en materia de tecnología ya alcanzados. Pensar en un precio de referencia que sirva para medir la rentabilidad de todos los pozos “es una tontería”, sostienen. Así como cada perforación tiene características propias en materia de acceso al hidrocarburo, geología y mecanismo de trabajo necesario, también son diferentes en cuanto a los costos y los beneficios.

Matthew Jurecky, jefe de investigación de petróleo y gas de la londinense GlobalData, sostiene que los precios no son lo suficientemente bajos como para poner estos proyectos en situación de riesgo. El margen de beneficio en la mayoría de los plays no convencionales de petróleo a nivel comercial,  soportará precios bajos de hasta U$S 50 el barril, muchos por debajo de la paridad.”

En sintonía con este análisis, Jonathan Kingsman, de Platts, firma hoy una columna en Financial Times en la que asegura que “los precios bajos del petróleo no garantizan los recortes en la producción de esquisto“.  Para analizar la situación actual del mercado petrolero y tratar de hacer una previsión sobre el futuro, propone mantener una mirada sobre lo que sucede históricamente con otro commodity: el azúcar.

“Desafortunadamente los argumentos basados en los costos de producción no suelen funcionar muy bien en las materias primas, por lo menos en el corto plazo”, dice Kingsman. De acuerdo a su experiencia con el azúcar y el etanol, existen suficientes razones para que los productores de petróleo de esquisto decidan continuar sus trabajos, aún cuando los ingresos lleguen apenas a cubrir los costos. Hasta sería posible que la producción continuara aún cuando el precio  entre U$S 75 a 80 el barril sea el “techo”.

Otro punto en favor del shale valorado por los expertos son los avances tecnológicos aplicados y el constante perfeccionamiento, cuyo correlato es más eficiencia y menos costos.

“Los precios del petróleo tendrían que caer mucho más por debajo de los niveles actuales y permanecer deprimidos durante varios trimestres consecutivos antes de que se note un freno en el empuje del shale, concluye Jared Anderson, editor del medio especializado Breaking Energy.

 

 


Últimos Tweets