Energía, Mundo

México: Exploración de shale en Coahuila generaría 500 nuevos empleos en la región

13 Sep , 2013
Edgar L. González  

Para el mes de mayo se prevé que Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Economía puedan dar a conocer los avances en la exploración de gas shale en la región Norte de Coahuila, explicó el secretario de Desarrollo Económico, José Antonio Gutiérrez Jardón.

Tan sólo en la exploración del territorio coahuilense y otros lugares del Norte del país se invierten más de 220 millones de dólares, de los cuales casi 100 millones de dólares son para Coahuila.

De acuerdo con Gutiérrez Jardón, si se aprueba la Reforma Energética, Coahuila tendría un despegue en inversiones porque se permitiría la inversión privada en la extracción, la cual no necesariamente sería extranjera.

Explicó que también hay empresarios mexicanos interesados en que se abra la inversión en la extracción del gas shale, que de acuerdo con datos preliminares, estaría concentrado en la región Norte de Coahuila, principalmente en el municipio de Guerrero.

En este municipio hay una expectativa de 500 nuevos empleos con la exploración que se hace actualmente y se espera que la cifra vaya en aumento.

Mundo

El mercado de la energía cambiará con la entrada de EE.UU. al boom del shale

12 Sep , 2013
Matt Brann  

Arthur Nixon, director de la empresa internacional Shell Gas, afirma que el éxito del gas de esquisto en los Estados Unidos generará un cambio en el mercado mundial del sector energético. Por eso, los proyectos australianos necesitan prepararse para un contexto de mayor competencia.

Hundreds of delegates are discussing the future of Australia’s oil and gas sector at the South East Asia Australia Offshore Conference (SEAAOC) in Darwin this week.

Conference chair and former director of Shell International Gas, Arthur Dixon, says the US has gone from being an anticipated importer of energy to an exporter of cheap shale gas.

“So a few years ago, the US was on track to be an importer of energy, in particular LNG, and we in the LNG industry were looking forward to a big, big market over there,” he says.

“But then along came shale gas… and the result today is they (the US) are awash with cheap gas and it’s being used in power stations where coal was previously being used.

“US coal is now being sold into Europe, where it’s cheaper than Russian gas, and we wait to see what the competition will be with Russian gas as they lose some of their market share,

“So this region, Australia, is suffering quite a degree of competition from the US… it would be making current projects nervous, but there would be even more pressure on the new projects that are coming along.”

Mr Dixon says there was huge potential in Australia for shale gas projects, but the general public needed to get over some of its fears on fracking.

“All I’m asking is for people not to just leap on it and say ‘fracking is bad and we should never have it anymore’,

“Because this is something that’s a game changer, it’s an economic boost, it’s a major thing, and we can do it successfully, safely, environmentally safely, it can be done.”

Argentina, Expertos

La fractura hidráulica merece ser analizada teniendo en cuenta precisiones técnicas

12 Sep , 2013
Víctor Bronstein  

La Argentina tiene hoy una gran oportunidad para lograr el autoabastecimiento de hidrocarburos de manera sustentable: poner en valor los grandes recursos no convencionales, conocidos como “shale gas” y “shale oil” con que cuenta nuestro país.

Sin embargo, la producción de estos recursos está generando controversias a partir de objeciones promovidas por grupos ambientalistas que repiten los argumentos de cierto activismo radicalizado de otros países, que no tienen en cuenta la realidad de nuestro país y los pocos fundamentos científicos que sustentan estas posiciones.

Como ha ocurrido en otros países, estas objeciones han influido sobre la opinión pública que no conoce las cuestiones técnicas y, en un primer momento, en los sectores que deben tomar decisiones políticas. Sin embargo, hoy estas cuestiones están mucho más claras, se han distinguido los mitos de las verdades y la explotación del shale ha permitido cambiar el paradigma energético a nivel mundial al incorporar reservas y producción que compensan la declinación de los yacimientos maduros. Hoy se realizan explotaciones no convencionales en EE.UU. y Canadá, China ha comenzado a licitar sus áreas de shale, y Gran Bretaña está comenzando su explotación. Incluso en Alemania, país con una legislación ambiental muy estricta, se está revisando la moratoria que se había establecido sobre la Fractura Hidráulica y se calcula que el año que viene comenzará a perforarse los primeros pozos.

Alemania después del accidente de Fukushima en Japón decidió cerrar varias centrales nucleares, con lo cual la participación del carbón en la generación eléctrica pasó del 45% al 52%. Hoy necesita gas para reemplazar el carbón en sus centrales, ya que es el combustible más contaminante, y disminuir a su vez su dependencia del gas ruso. Ese gas sólo puede provenir de sus recursos no convencionales.

El shale ha cambiado el panorama energético de EE.UU., país donde desde hace más de 10 años ha comenzado la producción de este tipo de recursos y que ha permitido que la gran potencia mundial comience, por primera vez en 30 años, a autoabastecerse de gas y aumentar su producción de petróleo después de más de 40 años de declinación.

Si bien los recursos del shale se conocían desde hace más de 100 años, no era posible extraerlos porque no se contaba con la tecnología necesaria. Ahora se cuenta con esta tecnología y por eso el shale comienza a ser una realidad. Los métodos utilizados para su explotación merecen ser analizados teniendo en cuenta precisiones técnicas para evitar algunos mitos en torno a la actividad.

UN MITO
La fractura hidráulica, si bien utiliza mucha agua, es un porcentaje mínimo del caudal de los ríos. Un ejemplo, en la Argentina el desarrollo de recursos no convencionales en la cuenca neuquina, insumirá muchísimo menos del 1% del caudal de los ríos Limay y Neuquén, y aproximadamente el uno por ciento de lo que consume la ciudad de Neuquén en un año.

Se plantea también el problema de qué hacer con el agua que se utiliza para el fracking una vez terminada la operación. Esto está debidamente regulado, de tal manera que la disposición final de las aguas utilizadas es manejada de diversas formas durante todo el proceso, lo que incluye la reutilización y el tratamiento y el almacenamiento en tanques o piletas para volver a usar. Es decir, es un mito también pensar que esta agua puede generar problemas ambientales.

Por otra parte, el Laboratorio Nacional de Tecnología Energética, dependiente del Departamento de Energía de EE.UU., difundió la semana pasada algunos resultados preliminares sobre unos estudios que está realizando para investigar el comportamiento de los fluidos utilizados en la fractura hidráulica y si estos pueden llegar a extenderse hacia las fuentes de agua potable. Este estudio también abarca investigaciones sobre el comportamiento sísmico producto de las operaciones de perforación. La investigación se está haciendo en un área de perforación en el condado de Greene, ubicado al suroeste de Pittsburg, al lado de West Virginia.

Los primeros resultados de estos estudios no han mostrado ninguna evidencia de que los productos químicos del proceso de perforación hayan ascendido y contaminado los acuíferos de agua potable. Tras un año de seguimiento, los investigadores comprobaron que los fluidos químicos utilizados para liberar el gas atrapado en las formaciones de shale se quedaron confinados a miles de metros por debajo de los acuíferos.

La investigación se basó en utilizar marcadores reconocibles para etiquetar los fluidos de perforación que se inyectaron a más de 3.000 metros bajo la superficie, estableciéndose una zona de vigilancia mil metros más arriba. En esa zona, después de un año de mediciones, no se detectaron los marcadores, por lo que se concluye que las sustancias potencialmente peligrosas se quedaron a más de dos mil metros de distancia del agua potable.

El estudio realizado por el National Energy Technology Laboratory se implementó a partir de un acuerdo con una compañía de perforación, la cual permitió que los científicos del gobierno inyecten trazadores especiales en los fluidos de fractura y que luego puedan realizar un monitoreo regular para ver si estos fluidos llegaban a fuentes de agua potable.

Ocho pozos de la formación Marcellus, en EE.UU., fueron monitoreados sísmicamente, comprobando que la onda no viaja más de 200 o 300 metros desde el pozo. Eso es significativo porque algunos grupos ambientalistas han cuestionado si las fracturas pueden llegar a la superficie, sin embargo, los resultados muestran que las ondas se amortiguan a dos mil metros de la superficie, lo cual lo hace imperceptible para la gente y no genera ningún riesgo sísmico.

Debemos evitar, entonces, caer en las opiniones sin fundamentos y utilizar los estudios sistemáticos realizados con metodología científica para decidir nuestras políticas y líneas de acción. Los recursos del shale en nuestro país nos permitirán aumentar en más de 40 veces nuestras reservas de gas y en 10 veces las de petróleo. Esto cambia nuestro paradigma energético y nos abre la posibilidad de hacer sustentable el crecimiento y desarrollo de Argentina.

No perdamos esta oportunidad.

(*) El autor, Víctor Bronstein, es Director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (Ceepys).

, , ,

Mundo

CEO de Wintershall apunta que Alemania debería debatir la utilización del ‘Fracking’

11 Sep , 2013
Jan Hromadko  

Germany should thoroughly debate whether it can afford an outright ban on the production of shale gas, a form of unconventional natural gas found in shale rock formations that has helped turn the U.S. energy market upside down, the chief executive officer of the country’s largest oil and gas producer said Wednesday.

“The production of shale gas could be a great opportunity for Germany”, said Rainer Seele, CEO of Wintershall, a unit of chemical giant BASF SE (BAS.XE).

However, shale gas production is controversial in Germany as it requires the application of hydraulic fracturing, a technology also known as fracking that is used to extract unconventional natural gas deposits that cannot be released by simply drilling a well. Fracking involves pumping huge volumes of water and chemicals underground to fracture rock formations and release the trapped gas deposits.

Mr. Seele conceded that shale gas production in Germany is unlikely to turn the domestic energy market upside down, contrasting developments in the past few years in the U.S., where shale gas production triggered a massive slide in gas prices and is set to make the country the world’s largest gas producer.

However, shale gas production could help keep indigenous gas production at present levels for at least another 100 years, he said.

Germany is in the midst of phasing out all nuclear power generation through 2022 and intends to replace most of its fossil-fueled power plants with “green” energy such as wind and solar power. Gas, which emits less carbon dioxide than coal, is widely considered as an acceptable backup for intermittent renewable energies.

Germany’s state-owned Federal Institute for Geosciences and Natural Resources said last year the country has significant shale gas reserves that–if produced–could theoretically meet the country’s gas consumption for the next 10 years and help it to considerably reduce reliance on energy imports.

Mr. Seele also criticized the fierce rejection of the fracking technology by vast parts of the German population for fear of environmental harm.

“Many people don’t know that around one third of indigenous production of conventional gas can only be produced through application of hydraulic fracturing”, he said.

Mr. Seele added that a large portion of that is known as tight gas, a form of natural gas trapped in extremely dense rock formations. In contrast to shale gas, tight gas carrying rock formations are generally located much deeper underground and are therefore not in close proximity to ground water reservoirs.

Mr. Seele said that the controversy surrounding the issue of shale gas and fracking has effectively resulted in an outright ban of the technology for fear of public outcry on environmental grounds.

He added that authorities in Germany haven’t approved any fracking requests since the middle of 2011, which has accelerated the decline in indigenous gas production, which is already on the decline as wells are gradually depleting.

Last year, domestic gas production declined to 12% of overall consumption, in part due to the ban on fracking, Mr. Seele said.

Germany’s gas and oil industry association WEG last month said that indigenous gas production declined by a further 10% in the first half of 2013 compared with the same period a year earlier. The lobby group also attributed the fall to failure by authorities to approve fracking activities.

, , , ,

Argentina

“Chequeando.com” confirmó que Neuquén tiene la legislación ambiental más exigente

11 Sep , 2013
Matías Di Santi y Ariel Riera  

En virtud de la declaración del Gobernador de Neuquén Jorge Sapag sobre las exigencias de la legislación ambiental petrolera de la provincia, el portal que se dedica a constatar dichos con información señaló que la afirmación es “Verdadera”.

Efectivamente, Neuquén, a diferencia de otras provincias del Sur, cuenta con normas específicas de explotación hidrocarburífera que van más allá de la protección nacional. Un ejemplo es el reciente decreto que regula la técnica Estimulación Hidráulica, más popularmente conocida como ‘Fracking’.

El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, defendió el acuerdo del Ejecutivo provincial con YPF aprobado por la Legislatura para la explotación no convencional del área Loma La Lata Norte/Loma Campana, ubicada en Vaca Muerta. Se refirió a la legislación ambiental, al uso del agua y a los beneficios que traerá este proyecto para la producción petrolera de la Provincia.

“Nosotros tenemos la legislación ambiental [petrolera] más exigente de la República”, dijo en una entrevista en Vorterix el gobernador Sapag. La Provincia, a diferencia de otras jurisdicciones del Sur, cuenta con normas específicas y exigentes de explotación hidrocarburífera que van más allá de la protección nacional.

Neuquén cuenta con varias normas orientadas al cuidado del ambiente. La Ley 2.867, que ratificó el Acta Acuerdo Neuquén-YPF, estableció en su artículo cuatro que la explotación de Loma La Lata Norte/Loma Campana estará sujeta a leyes nacionales y, en el caso de la normativa provincial, enumera las leyes 899; 1.875; 2.205; 2.175; 2.183 y 2.600.

El listado contiene desde el Código de Aguas de la Provincia hasta la legislación que regula la actividad hidrocarburífera. En relación a este último punto, se encuentra la prohibición de emisión de gases en pozos gasíferos y la fijación de un impuesto en caso de superar los valores fijados en pozos petrolíferos; el pago de multas por daño ambiental y la creación de un certificado de aptitud ambiental, que las empresas concesionarias deben renovar anualmente.

“Neuquén tiene una legislación ambiental robusta aplicable al sector petrolero”, expresó Horacio Franco, abogado especializado en derecho ambiental, y agregó que “siempre hay que diferenciar entre la legislación y la práctica, donde ninguna provincia es perfecta, pero Neuquén está entre las más activas”.

Esta legislación se da en la Provincia más allá del dominio que posee el Gobierno nacional en materia energética, como establece la Constitución Nacional y la Ley 26.197, conocida como “Ley Corta”. Así lo especifica un artículo publicado en la revista del Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG): “El Estado Nacional se reserva la facultad de reglar la política energética nacional, transmitiéndole a las provincias la administración de las concesiones que se encuentren en sus territorios”.

En relación al yacimiento que explotarán YPF y la estadounidense Chevron en Loma La Lata, uno de los puntos más criticados es que la técnica utilizada (fracking o inyección por fractura) requerirá de la utilización de agua, además de arena y aditivos biodegradables. Así se facilitará que el hidrocarburo alojado en suelo rocoso fluya hacia el pozo para su producción.

“En el caso de Vaca Muerta, la principal preocupación es el agua, si el fracking va a contaminar los acuíferos. Pero, afortunadamente, la geología que tiene el área hace que sea remota esta posibilidad debido a la profundidad en la que se encuentran los yacimientos, que es muy superior a la profundidad en que se ubican los acuíferos”, explicó Franco.

A la misma conclusión llegó el consultor energético Eduardo Barreiro: “Estamos hablando de pozos de tres kilómetros de profundidad, cuando las napas de agua potable están entre la superficie y 300 metros”, por lo que no hay “peligro de conectar una capa petrolera o de gas con una de agua potable”.

Además, Neuquén es la única provincia que legisló específicamente sobre estas formas de explotación petrolífera. El Decreto 1483/2012 establece las “Normas y Procedimientos para Exploración y Explotación de Reservorios No Convencionales”, y sus puntos más importantes son:

  • Exige a todos los proyectos una Licencia Ambiental antes de comenzar a operar, y la autorización sobre la cantidad de agua a utilizar.
  • Prohíbe el uso de aguas subterráneas aptas para el consumo humano e irrigación, tanto en las etapas de perforación como en las de terminación de los pozos.
  • Prevé la realización de análisis físico-químicos del agua de retorno dentro de las 72 horas, ya sea por parte del concesionario o de la Subsecretaría de Ambiente de Neuquén.
  • Exige el tratamiento del agua de retorno (o de flowback) para su reutilización y disposición. “No podrá ser vertida sobre cuerpos de agua superficiales (…), ni podrá ser almacenada previa y durante su tratamiento en receptáculos a cielo abierto”, indica el decreto.

El director de Los Verdes-Foro de Ecología Política, Juan Carlos Villalonga, coincidió con el avance de esta normativa, aunque mencionó la necesidad de controles previos al inicio de las nuevas explotaciones no convencionales. “La provincia debería establecer una red de monitoreo sobre la calidad de las aguas y otros parámetros críticos para establecer una línea de base sobre la cual poder comparar y evaluar posible impactos y efectos”, expresó.

Además, agregó que el Decreto 422/13 de la provincia establece que las explotaciones hidrocarburíferas deben presentar un Informe Ambiental que, a diferencia de un Estudio de Impacto Ambiental, no incluye la realización de audiencias públicas.

Una Evaluación de Impacto Ambiental “abarca desde la presentación del proyecto por un proponente, hasta la declaración de los impactos ambientales de la acitividad propuesta por parte de la autoridad ambiental”, de acuerdo a un trabajo de Federico Iribarren, abogado y docente de la carrera de especialización en Derecho y Política de los Recursos Naturales y del Ambiente.

Argentina

Es necesario y posible el aprovechamiento solidario y planificado de los recursos

11 Sep , 2013
Luis Felipe Sapag - Diputado MPN  

La Argentina y, con más intensidad, Neuquén están enfrascadas en la discusión sobre los impactos de la Estimulación Hidráulica en yacimientos no convencionales de hidrocarburos.

Como con el glifosato respecto de la soja y las pasteras uruguayas rechazadas por los ambientalistas de Gualeguaychú, militan grupos intensos, mientras los medios de comunicación informan con más o menos precisión sobre el tema y nadie parece estar ajeno al debate.

Muchos se muestran a favor o en contra de manera apasionada, similar a la adhesión a un club de fútbol o incluso a la fe en una religión.

Las visiones más apocalípticas auguran desolación, enfermedad, muerte y desmembramiento de sociedades enteras, todo a partir de la técnica de explotación conocida popularmente como “Fracking”. Empresas, gobiernos y grupos interesados serían tan malvados, mezquinos y avaros que, sabiendo los males que causa esa técnica, igualmente no dudan en aplicarla. Los ultraambientalistas no admiten la posibilidad de utilizar tecnologías de manera sustentable y en sus retóricas simplifican la cuestión reduciéndola a simples polaridades bueno-malo, tales como “vida o fracking”, “agua o petróleo”, “naturaleza o tecnología”, “mapuches o YPF-Chevron”.

Los desarrollistas, aunque no lo acepten los ultras, también nos declaramos ambientalistas y responsables, pues queremos cuidar el medioambiente poniendo también como prioridad el trabajo y la salud de nuestras sociedades. Desde ese principio afirmamos que es necesario y posible el aprovechamiento solidario y planificado de nuestros recursos naturales para diversificar la producción y, con las rentas del gas y el petróleo, diversificar la matriz energética incrementando la participación de las fuentes renovables.

En este punto de tan irreconciliable discusión cabe una pregunta: ¿y si se demuestra que la Fractura Hidráulica bien implementada y con controles exhaustivos no contamina? Esa es nuestra hipótesis y, como toda afirmación, sólo el método científico puede avalarla o refutarla.

Toda tecnología genera impactos, si los mismos son controlados, pero si durante su ejecución los parámetros se salen de lo previsto, ya no se trata de impacto, sino de contaminación. En EE. UU. se han realizado aproximadamente dos millones de fracturas hidráulicas y, si bien es cierto que algunas sufrieron accidentes, se han alcanzado procedimientos altamente confiables, permitiendo el autoabastecimiento de gas del país que más energía consume en el planeta.

En Neuquén recién llevamos hechas casi 2.000 fracturas en 300 pozos. Si bien son pocas aún, no se produjeron eventos indeseables. Todo indica que estamos bien encaminados; que se está transitando un proceso de mejora continua, disminuyendo el consumo de agua fresca y procesando adecuadamente los líquidos afectados de retorno. Es decir, se está aplicando seriamente el método científico. Entonces, ¿y si en algunos pocos años se comprueba con decenas de miles de fracturas que el método es confiable? ¿Si a la par de no contaminar resulta el fundamento del crecimiento económico, social y cultural de la provincia, así como del empleo bien remunerado de miles de personas? Mi pronóstico es que así sucederá.

(*) El autor, Luis Felipe Sapag, es Diputado MPN, miembro informante del convenio YPF-Nqn sobre Vaca Muerta

, , , , ,

Argentina

La estatal G&P comenzará su primera fractura en un pozo no convencional

11 Sep , 2013  

La compañía estatal Gas & Petróleo de Neuquén (G&P) comenzará en octubre próximo con la primera fractura no convencional en el área Aguada del Chañar, la única donde es operadora. Además, la empresa provincial negocia la contratación de la unidad móvil de tratamiento de flowback presentada ayer por Nalco y también estudian la utilización de arenas neuquinas por primera vez para bajar costos.

Así lo confirmó el ministro de Energía provincial Guillermo Coco en una rueda de prensa tras la presentación de los equipos desarrollados por la firma Nalco Champion y la metalúrgica Falmet, que se llevó a cabo en la base de la firma norteamericana en el Parque Industrial de esta capital.

“Va a ser la primera fractura no convencional de G&P como operadora. Y por lo que nos han explicado los técnicos es a tres puntos. Se van a tomar tres puntos verticales de lo que tiene que ver con la cocina de la roca madre y un punto por arriba y otro por abajo y una vez que esté ubicada la mejor posición del hidrocarburo se direccionará a un pozo horizontal y se trabajará una fractura múltiple”, explicó Coco.

Según el ministro, las perforaciones para llegar a la formación Vaca Muerta se realizarán a una profundidad promedio de 3.800 metros. También confirmó que el desembolso en ese pozo ascenderá a los u$s 5 millones mientras que la inversión ya realizada trepa a los u$s 12 millones, con lo cual la inversión total alcanzará los u$s 17 millones.

Coco también confirmó que si bien hubo contactos con muchas compañías de servicios petroleros finalmente se cerró con Halliburton que será la encargada de hacer la fractura por un tema del diseño del proyecto y los costos. “Va a ser un contrato llave en mano salvo para lo que tienen que ver con la arena y el agua. Eso dos capítulos quedan afuera”.

El funcionario reconoció que negocian la contratación de los nuevos equipos de tratamiento de flowback. Es que tal como se explicó en la presentación, muchas petroleras contratan directamente el servicio como capítulo integral.

Por eso, justamente, Nalco Champion y Falmet también se asociaron con la empresa de servicios petroleros neuquina Ingeniería Sima para ofrecer un servicio integral a través del alquiler de las unidades.

Expertos

Experto afirma que el shale gas es una alternativa económica y ecológica

11 Sep , 2013
Bjorn Lomborg - Ambientalista Danés  

De acuerdo con un informe de la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) el gas de esquisto (shale gas) aumenta los recursos mundiales de gas natural en un impresionante porcentaje del 47%.

Los recursos de gas de esquisto de Argentina –los segundos más altos del mundo en términos de gas técnicamente recuperable, estimados en 802 trillones de pies cúbicos– no son algo que se pueda desaprovechar. Los beneficios económicos del fracking o fracturación hidráulica son múltiples: mientras que los precios del gas en la Unión Europea se duplicaron desde el año 2000, los precios en los Estados Unidos disminuyeron un 75% en los últimos años. Esto ha ahorrado u$s125 mil millones anuales a los consumidores en precios más baratos de la energía . De modo que la revolución del gas de esquisto promete ser una gran noticia para la economía argentina, pero –tal vez sorprendentemente–, también es una buena noticia para nuestro clima.

Hasta el momento, Estados Unidos es el único país que ha producido el gas de esquisto a gran escala, mediante el uso de la fracturación hidráulica. Una gran cantidad de preocupaciones ambientales se han atribuido a esta técnica, algunas lo suficientemente reales como para justificar una fuerte regulación, pero muchas de ellas exageradas. Un videoclip ampliamente difundido de un grifo abierto incendiándose –incluido en la película Gasland– resultó ser falso, ya que el gas era totalmente natural en su origen. Se suscitaron en todo el mundo preocupaciones sobre el suministro de agua en Dimok (Pennsylvania), pero estas se desvanecieron cuando la Agencia de Protección Ambiental realizó las pruebas pertinentes.

Contrarrestando la retórica ambiental, el fracking ha demostrado ser la solución ecológica de esta década, como un método transitorio hacia el futuro, hasta que las energías renovables se encuentren listas para competir con los combustibles fósiles. El gas natural genera 45% menos emisiones de CO² que el carbón y cuesta mucho menos que la actual energía solar y la eólica. En 2012, las emisiones de dióxido de carbono en Estados Unidos cayeron a su nivel más bajo en 20 años, 14% por debajo de su nivel pico alcanzado en 2007. Mediante la sustitución del carbón, el gas de esquisto ha evitado cerca de 500 toneladas métricas de emisiones de CO² en los EE.UU.. Eso es aproximadamente el doble del efecto total del Protocolo de Kioto y cualquier otra legislación sobre el cambio climático en el resto del mundo durante los últimos veinte años.

Aunque el cambio del carbón al gas natural fue rápido, las tecnologías subyacentes han venido desarrollándose durante varias décadas. El Departamento de Energía de EE.UU. y otros actores implicados invirtieron cerca de u$s10 mil millones durante 30 años para conseguir la innovación en la perforación, fractura y técnicas avanzadas de mapeo . Ahora, cuando el gas obtenido mediante fracturación hidráulica resulta más barato que el resto de los combustibles fósiles, estamos viendo los beneficios. Esa historia tiene una lección importante para las próximas generaciones de energía ecológica.

A largo plazo tenemos que cambiar a fuentes de energía ecológica debido al calentamiento global. Pero en tanto los costos sean superiores a los de los combustibles fósiles, esto nunca sucederá. Los modelos económicos muestran que la innovación es, por lejos, la mejor política a largo plazo en materia de cambio climático. Si todos invirtiéramos mucho más para reducir el costo de la energía ecológica a través de la innovación, lograríamos desplazar a los combustibles fósiles más rápido y encontrar una solución energética verdaderamente viable para enfrentar el calentamiento global.

Por ahora, sin embargo, Argentina también tiene que experimentar la bonanza de la fracturación hidráulica, que promete ser la mayor fuente de reducciones de CO² de esta década, mientras beneficia a la economía argentina y a sus consumidores. Este es un excelente negocio que difícilmente se pueda dejar pasar.

EN NÚMEROS

47% aumenta los recursos munidales de gas natural.

802 trillones de pies cúbicos es la reserva estimada que tiene la Argentina.

125.000 millones de dólares anuales ahorran los consumidores de EE.UU.

10.000 millones de dólares fue la inversión para desarrollar la tecnología del fracking.

Argentina, Expertos

Una oportunidad extraordinaria para obtener soberanía energética en Argentina

11 Sep , 2013
Federico Bernal  

Greenpeace y otras organizaciones ecologistas juntaron 25 mil firmas en Córdoba para dar estado parlamentario a un proyecto de ley que prohíbe la actividad nuclear en la provincia. La iniciativa, elaborada por el FAP y la UCR (cuenta ya con el beneplácito del ex Grupo A, ahora rebautizado el “círculo verde”), se propone interrumpir el programa de extensión de la vida útil de la central Embalse y cerrar la empresa estatal Dioxitek SA, crucial en la fabricación de elementos combustibles para Atucha I y la misma Embalse.

En paralelo, el dúo Solanas-Carrió –en colaboración con agrupaciones de izquierda y algunas comunidades mapuche–, ejecutan un frenético y mentiroso embate ambientalista contra la explotación de los hidrocarburos no convencionales por parte de YPF. El menemismo añejo (Macri-Duhalde) y el aggiornado (Massa), más conocido como “círculo rojo”, con su ejército de “especialistas” pagos a cuestas, hacen lo propio contra la estatal petrolera, el acuerdo con Chevron y la inmensa mayoría de las obras y licitaciones energéticas encaradas por el gobierno nacional. Como director de orquesta, el Grupo Clarín. En la sección Política de su portal, coloca un banner que reza así: “Justicia para Ecuador. Enterate antes de que pase en la Argentina: En la lucha contra Chevron, nuestra arma es la verdad”. El Grupo Prisa, como se sabe, es aliado estratégico del Grupo Clarín. Prisa/El País están íntimamente ligados a los accionistas de Repsol a través de Caixabank, BBV y Sacyr. Se explica, pues, que a la corporación dirigida por Magnetto se le ordene no sólo omitir denunciar los miles de millones de dólares en pasivos medioambientales dejados por Repsol sino también y fundamentalmente, poner toda la carne en el asador para boicotear a YPF, esto es, al Estado argentino y su seguridad económica y energética. Pero lo que no se explica de ninguna manera, es el referido accionar de la oposición política, sobre todo en función de su inflexible argumento de “crisis energética”. ¿Qué pretenden, que nos quedemos sin energía nuclear, sin hidrocarburos, sin represas hidroeléctricas? ¿Acaso son accionistas de Repsol, de Prisa o del Grupo Clarín?

La Argentina necesita reponerse de la debacle petrolera y gasífera provocada por la privatización y desnacionalización del sector hidrocarburífero y eléctrico iniciado en 1976, profundizado entre 1989 y 2002, y cuyas nefastas consecuencias –si bien en franca reversión– se extienden al día de hoy. Los ingentes volúmenes de petróleo y gas no convencionales técnicamente recuperables de Vaca Muerta –asegurados para el bienestar social, una economía autosuficiente, moderna y soberana– constituyen una oportunidad extraordinaria para superar la pesada herencia energética neoliberal y, en el mediano plazo, erigirse en un motor fabuloso para la creación masiva de empleo, la industrialización, la competitividad de nuestra producción rural, industrial y sus respectivas exportaciones, la consolidación de YPF y, por qué no, hasta la creación de una petroquímica estatal. A propósito de todo esto, el caso de los no convencionales y su revolucionario impacto en EE UU.

BOOM DE RESERVAS Y PRODUCCIÓN. Según el último informe de la Agencia de Información de la Energía de EE UU (EIA), la nación norteamericana cuenta con las reservas de shale gas técnicamente recuperables más importantes del mundo (seguida de China y la Argentina) y las segundas en shale oil (debajo de Rusia; Argentina en la cuarta posición detrás de China). La producción doméstica de hidrocarburos registra un máximo desde las últimas dos décadas, consecuencia del boom en la fracturación hidráulica y la perforación horizontal iniciada de forma regular y masiva a partir de 2005. En 2011, el sector petrolero estadounidense sumó la mayor incorporación de petróleo y derivados a sus respectivas reservas probadas desde 1977 (3800 millones de barriles; 15% interanual). Por su parte, la producción de gas pasó de 0,3 TCF en 2000 a 1 TCF en 2006, 4,8 en 2010 y 9,6 en 2012 (40% de la producción total nacional de gas natural). EE UU vive hoy, gracias al shale y al menos desde los últimos tres años, una revolución hidrocarburífera sin precedentes en su historia.

SHALE E IMPACTO SOCIOECONÓMICO. El Instituto del Petróleo de EE UU acaba de publicar la tercera y última parte de un informe privado sumamente interesante, informe en el que detalla el impacto económico que la explotación de los no convencionales tiene y tendrá en dicho país. A continuación, un resumen a nivel: 1) PBI; 2) empleo; y 3) ingresos fiscales.
1) En 2012, los no convencionales (segmentos upstream, midstream, downstream y petroquímica) contribuyeron al PBI nacional con 284 mil millones de dólares (238 mil millones sólo el sector del upstream, esto es, exploración y producción). Los autores calculan que los aportes alcanzarán los 468 mil millones anuales en 2020 y 533 mil millones en 2025; 2) La cadena de los no convencionales, sumada a petroquímica, implicaron 2,1 millones de puestos de trabajo en 2012. Se estima que para 2025, ambos segmentos den trabajo a unos 3,9 millones de personas; y 3) las ganancias gubernamentales superarán los 1,6 billones entre 2012 y 2025, de los cuales 1,4 billones provendrán del upstream.

SHALE E IMPACTO INDUSTRIAL. EE UU está experimentando un fuerte resurgir industrial. El principal motivo: el exponencial crecimiento de la abundancia y el abaratamiento de los recursos energéticos, a su vez consecuencia del boom en las técnicas de extracción no convencionales (pozos horizontales y fracturación hidráulica). Por ejemplo, EE UU sumó 500 mil nuevos empleos industriales desde 2009. Sucede que los industriales estadounidenses están beneficiándose de una fuente de provisión segura y barata de gas natural, sobre todo los sectores de consumo intensivo (petroquímica, aluminio, vidrio, cemento, alimentos, químicos, fertilizantes, etc.). La abundancia de gas natural, asimismo, impacta sobre los precios de las tarifas eléctricas. Para 2015, la combinación entre los bajos precios de la electricidad y del gas (un tercio a los que paga la Unión Europea y un quinto a los que paga Asia), sumados a una mayor actividad aumentarán la producción industrial en un 2,8% interanual.

SHALE, IMPACTO MACRO, POBREZA Y TARIFAS ELÉCTRICAS. La revolución de los no convencionales está generando una mejora substancial tanto a nivel ingresos de decenas de millones de hogares como del comercio general del país. En relación al primer aspecto, el informe concluye que la convergencia entre más hogares con adultos empleados (derivados de la fortísima reactivación industrial), menores precios en las tarifas de gas y electricidad, así como menores precios en productos derivados de las industrias petrolera y petroquímica, todo ello permitió un ahorro en 2012 equivalente a 1200 dólares por hogar. Dado que en EE UU existen unos 120 millones de hogares, el ahorro a nivel nacional fue equivalente a unos 144 mil millones de dólares. Incluso y según un reciente informe de la consultora Mercator Energy, la caída del 61% en el precio del gas entre 2002 y 2012 inyectó a los hogares más humildes cerca de 10 mil millones de dólares el año pasado, superando ampliamente los beneficios reportados a escala nacional por el Programa de Asistencia Energética para Hogares de bajos ingresos (entregó en 2012 subsidios por 3500 millones de dólares a 9 millones de hogares en esta categoría). Por último, el impacto comercial. En primer lugar, el incremento en la producción doméstica de petróleo le permite ya una reducción importante de las importaciones. Al actual ritmo de producción/consumo, se convertirá en exportador neto de gas en 2020. En segundo lugar, la reducción en los costos energéticos, especialmente para electricidad y gas natural, está provocando una mejora global de la competitividad de las industrias de consumo energético intensivo. A partir de 2022 y de ahí en más, los no convencionales aportarán unos 180 mil millones de dólares adicionales por año a la balanza comercial real del país.

EL BOICOT DE LOS CÍRCULOS VERDE Y ROJO. Sería erróneo afirmar que las proyecciones y los resultados verificados en EE UU sean 100% extrapolables a la Argentina. Sin embargo, constituyen un ejemplo más que interesante, una muy rica experiencia de la cual debe aprenderse. ¿Puede la Argentina emular el caso del shale estadounidense y su impacto socioeconómico, industrial, etc.? Mientras el marco regulatorio hidrocarburífero siga evolucionando para priorizar un mercado interno pujante, un sector industrial competitivo y en expansión; mientras tenga como norte el fortalecimiento del Estado, la consolidación de YPF, la soberanía energética y la capitalización del país, muy probablemente sí. ¿Y si los círculos rojo y verde contribuyen a los esfuerzos del gobierno nacional para convertir al shale argentino en un revolucionario programa de desarrollo, empleo masivo, industrialización, incremento de la competitividad nacional, disminución de la emisión de gases de efecto invernadero? ¿Y si rompen con los intereses corporativistas contrarios a la consolidación de nuestra querida YPF? Es más, si el ciclo K termina definitivamente en 2015, como aventuran, entonces preguntamos: ¿a qué le temen? No existe, al menos al día de hoy, un programa de desarrollo socioeconómico e industrial a escala nacional más esperanzador que Vaca Muerta. Las lecciones que deja EE UU son muchas, lecciones que deberán ser analizadas en función de nuestras propias particularidades e historia: YPF como actor mayoritario en las formaciones geológicas del país, YPF como garante del autoabastecimiento energético del país y exportador clave de gas a nivel eje Sur-Sur, una petroquímica estatal, etc. Como sea, el futuro cercano es altamente promisorio para el pueblo argentino.

Argentina, Expertos

Argentina tomó la delantera regional en la explotación de petróleo y gas de esquisto

10 Sep , 2013
Adrián Gianetti  

Argentina, México y Colombia son los pioneros en el prometedor negocios de los hidrocarburos no convencionales, un sector que requiere de fuertes inversiones que pueden captar con regulaciones más atractivas.

Los avances en estos países fueron destacados en el World Shale Oil & Gas Latin America Summit. El caso de Argentina es paradigmático, ya que los expertos de la región consideran que tomó la delantera en la explotación de petróleo y gas de esquisto (“shale”) con el inicio de la actividad extractiva en la gigantesca formación no convencional de Vaca Muerta, en el suroeste del país, por parte de YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51 % de las acciones a la española Repsol.

Las actividades en Vaca Muerta se concentran en la provincia de Neuquén, cuyo director de Hidrocarburos, Alex Valdéz, precisó que ya se han perforado un centenar de pozos. “La niña bonita es Vaca Muerta. Estamos viendo si está viva. Según lo que hemos investigado, para poder determinar cómo se comporta nuestra Vaca Muerta hay que invertir y tener un panorama de 4.000 pozos para ver cómo es el comportamiento en toda la extensión de Vaca Muerta. Pero tenemos un gran potencial”, afirmó.

Aunque existen varios operadores internacionales con derechos en la formación, YPF es el mayor de ellos y recientemente ha sellado una alianza con la estadounidense Chevron para la explotación conjunta, un modelo que busca replicar con otros potenciales socios.

Para incentivar el sector de los no convencionales, el Gobierno de Cristina Fernández creó en julio pasado, previo al acuerdo Chevron-YPF, un régimen de promoción de inversiones para la explotación de hidrocarburos con beneficios para empresas que presenten proyectos de explotación por más de 1.000 millones de dólares (763 millones de euros).

A nivel local, las provincias petroleras argentinas también estudian cambios de regulación. Por eso, Valdéz informó que Neuquén planea licitar en marzo próximo áreas de concesión en Vaca Muerta, para lo cual se prevé algunos cambios en la normativa provincial.

Colombia también modificó su regulación recientemente para el sector de los no convencionales. Los cambios consisten en un nuevo sistema de pago de regalías, incentivos fiscales y mayores plazos para el período de exploración, que se extendió de seis a nueve años, según detalló Edwar Tovar, director de No Convencionales de la petrolera colombiana Ecopetrol.

Tovar destacó que el “shale” forma parte de las estrategias de Ecopetrol para aumentar la producción de hidrocarburos. Colombia tiene tres cuencas con potencial no convencional, pero la mayor de ellas es el Valle Medio de Magdalena, donde ya se han perforado cuatro pozos.

“Ecopetrol está haciendo una campaña de diagnóstico del potencial. Se está encontrando una segregación de hidrocarburos. Pronto entrará en fase piloto para luego hacer demostración comercial de la viabilidad económica de los proyectos”, dijo Tovar.

En México también los pasos en el campo del “shale”, en particular en el gas de esquisto, son incipientes.

“En México apenas estamos en el proceso de delimitar con precisión cuál es el potencial”, declaró Fluvio Ruiz Alarcón, asesor y miembro de la junta directiva de la estatal mexicana Pemex, quien indicó que ahora mismo el esfuerzo se dirige a un fondo de investigación para financiar los estudios y determinar el potencial y las reservas de “shale gas” de México.

El experto señaló que los no convencionales, junto con la perforación en aguas profundas, serán parte del debate de la reforma energética que propuso el pasado 12 de agosto el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

La iniciativa, que supondrá cambios constitucionales, apuntan a abrir el sector a la iniciativa privada y hacer más atractivas las inversiones en materia petrolera, además de promover una reorganización completa de Pemex.

En este sentido, Ruiz Alarcón consideró que, a diferencia de años pasados, ahora “las condiciones políticas están dadas para que pueda darse una reforma profunda del sector”.

La discusión, agregó, implicará no solo los modelos de contratos de explotación de hidrocarburos, sino también cambios en el régimen fiscal para un sector con altas cargas en México.