Argentina, Energía renovable, Expertos

Ronda 2.0: el Gobierno mejorará la participación de la industria nacional en la licitación

13 Jul , 2017
Energía Estratégica  

Fabricantes de componentes para la industria de energías renovables vienen reclamando mayor integración nacional en las obras del plan Renov.Ar

Así se comprometen en reuniones los funcionarios nacionales, en línea con los reclamos de empresarios metalúrgicos y de Antonio Caló, el líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), quién puja por una nueva ley de “compre nacional” que permita sustituir importaciones.

De los 4 mil millones de dólares que se van a invertir para avanzar en 59 centrales de energía limpia – eólica, solar, mini-hidroeléctricas, biomasa y biogás-, de acuerdo a datos oficiales, menos del 10 por ciento serán destinados para comprar insumos a proveedores nacionales.

El grueso de la tecnología, paneles solares y aerogeneradores de alta potencia, por caso, será adquirida de otros países, dónde en un contexto de libre mercado gana en precio y calidad frente a la embrionaria y deficitaria producción nacional.

Sin embargo, la expectativa de mediano plazo es más alentadora, teniendo en cuenta que de cara al año 2025 será necesario incorporar 10.000 MW para cumplir la Ley 27.191. Ante este potencial de demanda, hay marcas de peso internacional que están evaluando instalarse en el país para elaborar los productos puertas adentro.

Sebastián Kind, Subsecretario del área, dijo que cinco firmas de renombre le comentaron sobre planes para instalar fábricas de gran escala. Lo hizo en el marco de un evento que organizó la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (INVEST) en Capital Federal.

Ante un auditorio conformado por desarrolladores de proyectos, bancos y empresas vinculadas al rubro, adelantó que en la próxima subasta, cuyo pliego definitivo será publicado en agosto, habrá mayores beneficios por aumentar el porcentaje de productos argentinos en los proyectos. “Habrá una fuerte política de incentivos”, se comprometió, aunque sin dar más detalles.

Más allá de estas palabras, el punto de inflexión que motivará la producción criolla tiene que ver con la continuidad o no de la exención a la importación que, según la Ley 27.191, rige hasta el 31 de diciembre de este año.

¿Cómo impactará un cambio tributario? En el sector consideran que si el Gobierno define extenderla en principio por un año más, difícilmente haya planes inmediatos para el desarrollo de tecnología de punta. Seguiría siendo conveniente importar, incluso afrontando los costos de logística en puertos y caminos.

En ese escenario, los empresarios especulan que la industria local quedaría relegada a servicios y a algunos pocos insumos eléctricos o derivados de la metalurgia que permitan a los oferentes cumplir con el “porcentaje de componente nacional declarado”, para así acceder a los beneficios fiscales y económicos que plantean las licitaciones.

¿Se prorrogará hasta 2018? Hasta ahora, oficialmente los funcionarios del Ministerio de Energía dicen que cae en diciembre, en línea con el postulado de la ley. Claro que, en realidad, no podrían decir otra cosa, ya que los proyectos adjudicados en Ronda 1.5 se tomarían más tiempo para iniciar la construcción. Eso es lo que no quiere el Gobierno.

Mientras tanto, pasan los meses y el tema cobra cada vez más importancia. Extraoficialmente, ya se empieza a deslizar la posibilidad de establecer facilidades para los contratos que todavía no cerraron con proveedores de tecnología. Es un rumor, que no está confirmado, pero que empieza a sonar en las empresas criollas.

En este sentido, algunos industriales no descartan que se aplique una “extensión de la exención a medias”. ¿Qué implicaría? Una fuente lo dijo claramente: “se podría liberar el ingreso de los productos e insumos que no se elaboran en el país; para mí es lo que va a terminar pasando”. El Ministerio de Producción, sobre este punto, deberá tomar cartas en el asunto.

Incluso sin estas definiciones, hay firmas que están pensando en lanzar líneas de producción en el país, por la expectativa de demanda que presenta el mercado. Cabe destacar que el anuncio de la Ronda 2.0 para agosto próximo generó mayor confianza sobre la continuidad del proceso de expansión de las energías renovables.

“Hay una gran oportunidad para crear valor local”, se entusiasma un metalúrgico. Aunque en segundos se responde: “si el factor precio sigue siendo el determinante para ganar en las subastas el compre nacional tendrá una pulseada difícil de vencer en el corto plazo”.

Tasas promedio, proyectos en venta

En el evento organizado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (INVEST) se comunicó a los asistentes que la tasa promedio de los proyectos adjudicados en RenovAr osciló en torno al 6 y 7% a 15 años.

También se dijo que en el país sólo se cerraron 7 estructuramientos financieros del tipo “Project Finance” y que apenas el 5% de los contratos adjudicados en las subastas está a la venta.

, ,


Últimos Tweets