Expertos, Mundo

Científicos europeos avalan el “fracking”

25 Nov , 2014
REDACCION SHS  

La European Academies Science Advisory Council (EASAC), institución científica más importante de Europa, señaló que el shale gas puede extraerse mediante la fracturación hidráulica sin impactar en el medio ambiente, las fuentes de agua o las comunidades locales. Aseguró que es posible hacerlo con una regulación adecuada y una correcta operación de los pozos con alta tecnología.

Agregó además que este avance en la extracción de hidrocarburos proporciona incluso beneficios medioambientales, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La declaración de la EASAC llega en el momento justo. El impacto positivo que generó la producción de hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos (como la baja en el precio de la energía) aceleraron los planes de Europa para seguir sus pasos, sobre todo por el gran potencial geológico que el shale tiene en el viejo continente. Sin embargo, todavía surgen debates sobre cuestiones ambientales que demoran el avance trascendental que se registrará en la Unión Europea de la mano del shale gas.

La entidad se ocupó de despejar dudas al analizar las consecuencias que puede acarrear la alta densidad de población en Europa combinada con el problema del uso del agua, y trabajó sobre algunos detalles vinculados a las fugas de metano. La conclusión a la que llegaron es que a través de mejores prácticas y una regulación correcta, todas esas preocupaciones no deberán ser un obstáculo para avanzar en el desarrollo del shale gas, porque todos los efectos se pueden mitigar.

En el informe se toma en cuenta como han mejorado las prácticas de fracking para que los errores que se cometieron en el pasado no sean tomados como referencia de las consecuencias que podría haber en el futuro. Por ejemplo, se menciona el avance más que significativo que se registró gracias a  las últimas plataformas de perforación (que pueden albergar más de un pozo) y las técnicas de perforación horizontal más modernas, como las que se han usado en Pensilvania, que causan menos impacto en áreas con una alta densidad de población.

Uno de los puntos más importantes que señala es que son necesarias estrictas obligaciones que deben quedar establecidas desde el momento en que se concede una licencia para practicar el fracking, que incluyan el uso de las mejores prácticas disponibles que no dañan el medioambiente.

La composición del agua subterránea se debe conocer como parte de un plan de control exhaustivo, para poder detectar de forma temprana cualquier posible fuente de contaminación y disponer de tiempo para solucionar el problema.

El informe de la EASAC proporciona también información sobre beneficios posibles de conseguir. Por caso, el gas natural puede reducir las emisiones de CO2 de forma significativa al sustituir al carbón. Esto dependerá de los niveles de pérdidas de metano producidos durante la extracción del shale, su transporte y distribución y cualquier posible fuga futura originada en pozos de gas abandonados. Pero para la entidad, como actualmente se conoce cuáles son las mejores prácticas para asegurar la integridad del pozo, se pueden minimizar las emisiones de metano generadas durante las etapas de construcción y producción. También existen mejores prácticas –que deben incluirse en los contratos- para una terminación de pozos que respetan el medio ambiente, que consiste en la recogida y gestión del metano y otros gases emitidos por el reciclaje del agua de retorno o flowback durante el proceso de extracción y el sellado a largo plazo de pozos abandonados.

Es relevante además, la consideración de la EASAC en cuanto el esfuerzo mancomunado que deben hacer las empresas y la comunidad. El beneficio producto de la riqueza que genera el shale gas debe ser compartido.

, , ,


Últimos Tweets