Argentina, Empresas, Energía

Techint ampliará su planta en Neuquén para atender la nueva demanda

15 Oct , 2013  

Tenaris, el mayor productor de tubos de acero del país y uno de los grandes jugadores del concierto internacional, invertirá US$ 20 millones para ampliar su presencia en Neuquén a fin de atender el incremento de la demanda del sector petrolero provocada por el desarrollo de los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta. Ver nota

, , ,

Argentina, Energía

Mendoza: Metalmecánica se beneficia por mayor producción petrolera

11 Oct , 2013  

La empresa ubicada en el departamento de Rivadavia de Mendoza, MST América SRL, fabricó seis plataformas y seis tanques para almacenar petróleo destinados a ser utilizados en emprendimientos de YPF.

Las piezas metálicas tienen 11 metros de diámetro, 3 metros de altura y 15 toneladas de peso. Algunas de las estructuras fueron trasladadas en tres camiones que salieron de la exbodega Gargantini en Rivadavia.

“Después de estar varios años inmovilizadas las inversiones en la zona petrolera de Mendoza, fundamentalmente de Vizcacheras, han aumentado donde se nota la inversión del Gobierno provincial y nacional”, destacó Juan Carlos Quaglini, apoderado de la empresa MST América SRL, responsable de la obra.

Asimismo, explicó que “estas plataformas se realizan para poner sobre ellas tanques de almacenamiento de petróleo para YPF de 160 metros cúbicos”.

“Es fundamental para el sector metalmecánico mendocino que está logrando una reactivación, se nota el movimiento permanente que están teniendo los pozos de vizcacheras”, remarcó el empresario.

, , , ,

Argentina, Energía

Director de Tenaris enfatizó que el shale es “un gran generador de empleo”

11 Oct , 2013
Redacción ShS  

El Director General de Teneris en Argentina, el Ing. Javier Martínez Álvarez, se refirió al desarrollo de los recursos no convencionales e hizo foco en la viabilidad económica de la producción. Ver nota

, , , , ,

Argentina, Energía

Neuquén: Proponen crear un registro único de trabajadores petroleros

9 Oct , 2013  

Ante el boom de los no convencionales y el crecimiento de los puestos de trabajo en el sector petrolero, diputados neuquinos impulsan una ley para ordenar la contratación de técnicos y profesionales. Ver nota

, ,

Argentina, Energía

En sólo un año, Vaca Muerta sumó más de 1.600 empleados al sector

8 Oct , 2013  

El CEO de YPF, Miguel Galuccio, volvió a remarcar que los yacimientos no convencionales son el camino y destacó que la firma ya emplea a 1.650 personas de forma directa en Loma Campana (Vaca Muerta), donde ensaya su primer clúster de shale oil junto a la estadounidense Chevron. Ver nota

, ,

Energía, Mundo

Estudio predice crecimiento de la industria de EEUU gracias al shale

23 Sep , 2013
Shane Hoover  

Unconventional drilling for oil and natural gas, such as that in Ohio’s Utica Shale, could be a major boost to the nation’s manufacturers during the next decade and a half. Ver nota

Energía, Mundo

EEUU: El shale creó 2.1 millones de empleos durante 2012

18 Sep , 2013
Daniel Yergin  

El rápido aumento del gas de esquisto (shale gas) y del petróleo de formaciones compactas (tight oil) en Estados Unidos constituye nada menos que una revolución en el petróleo y el gas natural. Ya no puede haber ninguna duda sobre el dramático giro en la posición energética de Estados Unidos. Ver nota

, , , , ,

Argentina, Energía, Expertos

El desarrollo no convencional es en la actualidad argentina una necesidad social

17 Sep , 2013
Igancio Sabatella - Investigador del Conicet  

La Argentina se encuentra frente a una encrucijada histórica en cuanto a la definición de una política energética de largo plazo. La expansión de la demanda en el marco del crecimiento económico experimentado en la última década llevó a la crisis final de la reforma neoliberal del sector hidrocarburos.

La estrategia privada se asentó en la sobreexplotación de las reservas convencionales descubiertas en gran parte por la YPF estatal y el abandono de la actividad exploratoria. El saldo fue una caída pronunciada de la productividad de los yacimientos de petróleo a partir de 1998 y de gas a partir de 2004. La creciente importación de gas natural y combustibles ha derivado en un déficit comercial energético desde 2011, que reaviva el fantasma de la restricción externa sobre la economía nacional.

La recuperación del control estatal de YPF fue un hito y la nueva gestión frenó el declino de la extracción, pero apenas representa un tercio del mercado de crudo y un cuarto del mercado de gas. En consecuencia, en 2012, la importación de energía implicó 9.266 millones de dólares (un 13,5 por ciento con respecto al total de las importaciones) y el déficit fue de 2.738 millones de dólares (equivalente al 21,6 por ciento del superávit comercial total logrado en el año).

Los recursos no convencionales se presentan como la gran promesa para recobrar el autoabastecimiento energético, especialmente la formación Vaca Muerta en la Cuenca Neuquina. Se precisan inversiones millonarias y la utilización de la fractura hidráulica en combinación con la perforación horizontal. Esta nueva modalidad de explotación exige un esfuerzo conjunto entre Nación y provincias para implementar estrictos controles ambientales y establecer un ordenamiento territorial que resguarde a las comunidades locales y a otras actividades productivas.

Por otro lado, hay que señalar que todavía existe un alto grado de incertidumbre respecto de la conversión en reservas de los “recursos técnicamente recuperables” de shale contabilizados por la Agencia de Información Energética de EE.UU. y, además, los cálculos más optimistas ubican la recuperación del autoabastecimiento en 2022. Por lo tanto, la política energética no puede focalizarse exclusivamente en el shale y debería abrirse un abanico de medidas para paliar el déficit comercial. A corto y mediano plazo, atenuar la demanda a través de una fuerte campaña de uso eficiente y racional de la energía a nivel industrial, residencial, comercial y del transporte; y continuar con la quita de subsidios a los sectores más pudientes. A largo plazo, promover la diversificación de la matriz energética hacia fuentes renovables. Un involucramiento estatal más decidido en el sector eólico sería un paso fundamental.

De la misma manera que no es conveniente entronizar la explotación no convencional, tampoco debería ser demonizada. No es adecuado englobar distintas actividades primarias de gran escala bajo el rótulo peyorativo de “extractivismo”; tampoco es adecuado patrocinar acríticamente cualquier modalidad de extracción y tecnología en pos del “desarrollo”. En ese sentido, la fractura hidráulica difiere, por ejemplo, de la minería aurífera en al menos dos puntos. En primer lugar, la explotación del shale es liderada por el Estado argentino a través de YPF, mientras que el mercado metalífero está dominado por las grandes mineras transnacionales. Y en segundo lugar, el petróleo y el gas son bienes estratégicos necesarios para satisfacer no sólo el desarrollo industrial sino también el bienestar de la población en su conjunto. Mientras que una gran parte de la extracción de oro –que ni siquiera se refina en el país– está destinada como materia prima de bienes suntuarios y como reserva de valor de la banca internacional.

Bajo las actuales circunstancias, el desarrollo no convencional es una necesidad social. En algunos casos, la intransigencia ambientalista no se reduce al ‘Fracking’ sino que se extiende hacia otras fuentes de energía como la hidroeléctrica, cuyo potencial nacional es más que promisorio y permitiría reducir la dependencia fósil. La crítica coyuntura es una oportunidad propicia para preguntarse energía por qué, para quién y cómo; también para debatir y definir democráticamente cuáles son los umbrales sociales y ambientales que la sociedad argentina está dispuesta a tolerar para sostener las necesidades energéticas del país en las próximas décadas.

* El autor es Licenciado en Ciencia Política, becario doctoral Conicet – Instituto Gino Germani.

Energía, Expertos, Mundo

Origen, presente y futuro de la revolución del shale en los Estados Unidos

16 Sep , 2013
Federico Bernal (Director del CLICET)  

La aplicación de técnicas de fracturación para estimular la producción de gas y petróleo no es nueva. Las primeras tentativas se remontan a comienzos del siglo pasado, en EE UU. El registro de la primera fractura fue en 1947; y el primer pozo horizontal fue perforado en la década del treinta. A partir de los años 50 ambas técnicas crecieron a pasos agigantados, también en EE.UU.

Fue recién a mediados de los 70, por iniciativa del Departamento de Energía y el Instituto para la Investigación del Gas estadounidenses, que la estimulación hidráulica tuvo su bautismo comercial al aplicarse por primera vez a la extracción de shale gas. La participación estatal fue clave para que, al poco tiempo, la técnica se optimizara y complementara con la perforación horizontal.

A inicios de los noventa, la explotación de shale gas en la formación geológica no convencional Barnett (en Texas) fue la primera en ser comercialmente viable. Para 2005, la producción de Barnett producía 0,5 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas natural por año. La exitosa experiencia entonces se replicó en otras formaciones no convencionales del país. La extracción de no convencionales se multiplicó, dando por resultado una revolución hidrocarburífera inédita en su historia. A nivel gas, la producción pasó de 0,3 TCF en 2000 a 1 TCF en 2006, 4,8 en 2010 (23% del total nacional) y 9,6 en 2012 (40% del total nacional).

Por su parte, la producción de crudo registró un alza, mayoritariamente como consecuencia del aporte del shale y tight oil, de unos 847 mil barriles diarios el año pasado en relación a 2011, el mayor incremento a escala planetaria (Technically Recoverable Shale Oil and Shale Gas Resources: An Assessment of 137 Shale Formations in 41 Countries Outside the United States. EIA. Junio 2013). Según la Agencia Internacional de la Energía, EE UU podrá desplazar a Arabia Saudita en la próxima década como el principal productor de petróleo del mundo (World Energy Outlook – 2012).

Asimismo y según la EIA, EE UU que hoy importa un 20% de la energía consumida domésticamente, habrá eliminado sus importaciones netas para 2035. De hecho, el impacto en independencia energética registrado a la fecha resulta ya notable: el crecimiento en las reservas le alcanzan para satisfacer la demanda de 269 días sin importaciones netas (150 días era el horizonte unos cinco años atrás). En EE.UU se han descubierto a la fecha 20 formaciones geológicas con hidrocarburos no convencionales.

La “Vaca Muerta estadounidense” 
EE.UU. cuenta con las reservas de shale gas técnicamente recuperables más importantes del mundo y las segundas en shale oil. En la nación estadounidense se han descubierto a la fecha 20 formaciones geológicas con hidrocarburos no convencionales. La más grande en cuanto al gas (una suerte de “Vaca Muerta estadounidense”) es Marcellus (410,3 TCF o 55% del total de reservas técnicamente extraíbles), ubicada al noreste del país. Para tener una idea del potencial, la Argentina tenía a fines de 2012 11,3 TCF de reservas probadas de gas y EE UU 300 TCF (BP – 2013).

En petróleo, la más importante es Monterey/Santos, al sur de California (15.400 millones de barriles o 64% del total de recursos shale). Concentrémonos ahora en la “Vaca Muerta estadounidense”. La formación geológica de gas no convencional más importante de EE UU y del mundo (por su nivel de producción presente) es Marcellus. Representa una extensión de 156 mil kilómetros cuadrados (Vaca Muerte tiene 300 mil), de los cuales se han licitado apenas 16.995 (Review of Emerging Resources: U.S. Shale Gas and Shale Oil Plays. EIA. Julio 2011).

Marcellus, con reservas probadas de shale gas por 31,9 TCF (EIA-2011), Shale formations such as the Marcellus are producing so much natural gas that the nation’s gas supply will exceed its demand by 2017, according to research released on Tuesday by Bentek Energy LLC. Marcellus cubre seis Estados. El 57% de la formación geológica se encuentra en los Estados de Pennsylvania y West Virginia, ambos aprobaron la técnica de la fractura hidráulica. El restante porcentaje se distribuye entre Ohio y Nueva York (tienen en conjunto el 38% del total), Virginia (3,8%) y Maryland (1%). De los seis Estados, sólo Nueva York y Maryland prohíben la fractura hidráulica, aunque las prohibiciones son hasta el momento “temporales”.

Los Estados de Marcellus y el ‘Fraking’
Las legislaturas de Nueva York y Maryland están trabajando intensamente en la elaboración de marcos regulatorios medioambientales más estrictos y perfeccionados que los existentes en otros Estados, de tal suerte de habilitar la fractura hidráulica más que prohibirlo.

A propósito, dos detalles no menores. En primer lugar, si bien el Estado de Nueva York prohíbe la explotación del shale, el mayor aumento en la generación de empleo en este Estado ha sido provisto por la perforación de no convencionales en Pennsylvania, estado contiguo y al frente del shale gas en Marcellus.

De hecho Ohio, se convertirá para 2025 en el tercer estado que más empleo generará a partir de la industria del gas y del petróleo (el primero es Texas, seguido de Pennsylvania). En este sentido, las respectivas autoridades estaduales no pueden ignorar los mayúsculos beneficios del boom en el shale.

En segundo lugar y para el caso de Maryland, cabe destacar que el Departamento de Energía de EE.UU. acaba de aprobar la primera licencia para la exportación de GNL, que provendrá del shale gas de la formación Marcellus. La terminal, aun sujeta a una revisión medioambiental para su aprobación final, exportará un promedio de 0,77 mil millones de pies cúbicos de gas diarios (Bcf/d) durante 20 años. Como se ve, todo indica que Maryland se está preparando para permitir la pronta extracción de no convencionales.

Inversiones y producción en shale en EE.UU.
A nivel nacional y desde 2008, se han formado unos 21 joints ventures entre compañías locales y extranjeras para la explotación de los recursos shale, con inversiones que rondan los 26 mil millones de dólares. Para el período comprendido entre 2008 y 2012, se han cerrado 73 acuerdos con un total de 133 mil millones de dólares (los joints ventures conformados con empresas no estadounidenses participan con el 20% del total de estas inversiones).

Las inversiones extranjeras se dirigen a la compra de un porcentaje de la superficie en el yacimiento no convencional en poder de la compañía local, a cambio de desembolsos por anticipado y en efectivo, y un compromiso de cubrir una parte de los costos de perforación por un plazo que va desde los dos a los diez años (Foreign investors play large role in U.S. shale industry. EIA. 8 de abril 2013).

Específicamente para Marcellus, ya en 2008 operaban en el megayacimiento unas 19 compañías privadas. El costo promedio total de un pozo no convencional (perforación vertical + horizontal + fracturación hidráulica, etc.), entre 2008 y 2010, era de entre tres y cuatro millones de dólares. En fin, en EE UU y a excepción de ciertos grupos fundamentalistas de la ecología –muchos de ellos patrocinados por compañías dedicadas a la fabricación de equipos para la generación de energía en base a fuentes renovables–, ya nadie se cuestiona el uso del shale gas y shale oil, sino más bien cómo lograrlo con un mínimo de impacto medioambiental, con sostenibilidad y sustentabilidad económica y, muy especialmente, con apoyo de las comunidades involucradas.